Skip to content

Las cruzadas vistas por los árabes.

mayo 21, 2012

El escritor franco-libanés Amin Maalouf (1949) es un buen ejemplo de mestizaje cultural  entre Oriente y Occidente que puede servirnos para ilustrar  ese ideal, tan bienintencionado como utópico, que un político definió con el rimbombante título de “Alianza de Civilizaciones”. Nacido en Beirut de padre libanés y madre francesa, de educación occidental pero conocedor a fondo de la realidad social y política de Oriente Medio y Egipto, ejerció inicialmente como periodista y abandonó Líbano a raíz de la guerra civil de 1975. Residente en París desde entonces, ha publicado en francés toda su obra literaria  en la que predomina la novela histórica. Triunfó con la primera de ellas, “León el Africano” (1986) y desde entonces ha sido muy premiado en Europa. Desconozco si su prestigio literario es equivalente en el mundo islámico pero lo cierto es que en su obra intenta conjugar  aspectos  de ambas culturas y resaltar los elementos que  históricamente se han transvasado  entre las mismas. En resumen, destacar lo que nos une más que lo que nos separa.

  “Las Cruzadas vistas por los árabes” (1983) es posiblemente su primer libro, en este caso un ensayo histórico  pero en ningún caso  un libro de historia,  tal y como se reconoce en el prólogo. Faltan aquí el afán de objetividad, la crítica y el análisis profundo de los hechos históricos. El objetivo, declarado por al autor, es superar una aparente injusticia. Las Cruzadas siempre fueron narradas desde la perspectiva de los historiadores occidentales, y el propósito de Maalouf es repararla  en el sentido que expresa fielmente el título;  relatar la misma historia  desde el punto de vista árabe. Para ello nos cuenta los acontecimientos de forma novelada, lo que él llama, no sé si con ironía o cierta presunción, le roman vrai. En la narración se intercalan los testimonios recogidos en escritos de historiadores  árabes contemporáneos a los hechos, que por lógica ni son ni pretenden ser imparciales.  La cronología histórica  es la que cualquier interesado por la historia conoce de sobra, de forma resumida: conquista  de Jerusalén por los cruzados (1099); creación de reino del mismo nombre y los principados latinos que dominarían parte de Siria  y Palestina durante casi dos siglos; derrota de los cruzados en Hattin (1183), reconquista de Jerusalén por Saladino (1187); saqueo  cruzado de  Constantinopla (1204); y el fin del dominio cruzado  en Palestina con la caída de Acre (1291).  Junto a personajes  cristianos tan conocidos como Godofredo de Bouillon, Raimundo de Tolosa, Bohemundo de Tarento, Balduino, Federico Barbarroja o Ricardo Corazón de León, aparecen otros  paladines del bando árabe como Kilij Arslan,  Zinki,  Nureddin o Baibar.  En cuanto al perfil histórico de Saladino, las fuentes árabes coinciden con las occidentales a la hora de resaltar su clemencia, caballerosidad, y respeto a la palabra dada, pero destacan también aspectos negativos entre otros la acusación de traición a la dinastía de su antecesor Nureddin, y el acceso al poder mediante un auténtico golpe de estado.

            En el relato se apunta a la desunión del mundo árabe  a principios del siglo XII como causa de los primeros triunfos cruzados y de la prolongación del dominio  cristiano. Bajo la óptica islámica se  narra la división y luchas entre los distintos sultanatos selyúcidas, sus interminables luchas sucesorias, el declive del califato abbasida de Bagdad tutelado por sultanes turcos, el ocaso de los califas fatimíes de Egipto, las luchas entre sumnitas y chiitas, la secta de los assasins, la efímera hegemonía del sultanato Ayyoubi, la orden de los templarios, y las invasiones mongolas.

            En el epílogo el autor analiza brevemente las consecuencias de las Cruzadas y reconoce que fueron más favorables para Occidente, tanto en aspectos económicos como, y sobre todo, en  el importante trasvase cultural  desde  Oriente que propició el tránsito hacia el Renacimiento  y el comienzo de la hegemonía europea. Por el contrario Maalouf opina que, a pesar de restablecerse el dominio musulmán de Jerusalén, fueron una  auténtica catástrofe para el  Islam que a partir de entonces se encerró sobre sí mismo y dejó de evolucionar.  El integrismo  actual tiene, según el escritor libanés, una de sus causas remotas en aquellas invasiones cruzadas.

            En resumen, se trata de una obra divulgativa, amena para los amantes de la historia, y un cambio de enfoque enriquecedor.

   Autor:  Lope de Sosa

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. mayo 24, 2012 10:24 pm

    Gracias por tu cameo Lope de Sosa.
    Para Rupcultura:
    Conjuntbuit os felicita por el blog con el premio liebster, para mas infomormación entrad a http://conjuntbuit.wordpress.com/2012/05/24/liebster-blogs/

  2. julio 11, 2012 11:18 am

    Parece interesante el nuevo libro de Maalouf. No sabía que las posturas más radicales del islam vinieran de las Cruzadas pero aún así tiene que haber muchas otras causas para ello. Me parecería interesante leer desde una óptica islámica un análisis de la situación contemporánea. ¿No sé si podeis recomendar libros a ese respecto?
    Blog:Palco de la sevigne

  3. julio 14, 2012 11:31 am

    Es cierto lo que dices Teresa. El enfrentamiento cultural entre islam y cristianismo es mucho más complejo actualmente. Maalouf se remite a las Cruzadas como el origen de ese antagonismo. Su teoría es simple, viene a decir: fuimos agredidos en nuestra propia casa y desde entonces desconfiamos del mundo occidental y nos encerramos en nosotros mismos. De ahí la falta de evolución y las estructuras casi medievales del actual mundo islámico.
    En cuanto a literatura sobre las condiciones y factores actuales que separan ambas civilizaciones, debe de ser abundante pero yo la desconozco. Ten en cuenta que por culpa de ese recelo islámico, los análisis al respecto siempre nos llegan de unos pocos autores como Maalouf que son como mestizos culturales. Sus opiniones son quizás mas objetivas y moderadas. Me imagino que bajo la óptica de un integrista el análisis será mucho más radical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: