Skip to content

“En el juego de tronos o ganas o mueres”.

mayo 4, 2012

Tras la emisión de la primera temporada de Juego de Tronos, una fiebre inusitada de mercadotecnia relacionada con el mundo fantástico de George R.R. Martin se ha desplegado impregnando cada aspecto de la cultura audiovisual que nos rodea. Superando la barrera de la literatura fantástica, la productora Norteamericana HBO se hizo con la licencia y el beneplácito de Martin para llevar a la pantalla una historia que contiene todos los ingredientes para eclosionar como boom comercial en nuestros días.

Por un lado tenemos un medievalismo con tintes mágicos y mitológicos, digno sucesor de Tolkien según algunos; por otro, un mundo acosado por unos pseudo-zombis, “los Otros”, que amenazan por desequilibrar una trama de intrigas medievales a la altura de los Borgia y Los Tudor. Y todo ello bien aderezado con raciones discontinuas de sexo y violencia sabiamente administradas. Pese a lo dicho, el gran acierto del autor en su momento fue prever el auge de las series de televisión en el marco actual de consumo audiovisual. Digo prever porque Martin concibió su saga de forma que se adapta completamente a la secuencia de una serie con sus diversas temporadas y capítulos bien acotados, por sus giros de guion dosificados al final de cada capítulo y sus cierres de temporada/libro que instan al lector a devorar el siguiente con un hambre pantagruélica. Este formato no es casual.

Martin empezó en 1977 a escribir novelas de literatura fantástica cosechando cierta fama, pero en aquella época, rozando los años 80, el género daba muestras de fatiga y mucha literatura basura afloraba por doquier. Autores como Terry Pratchett ya denunciaron en su momento la sobreexplotación del género fantástico-medieval. En el caso de Pratchett, su respuesta se hizo patente con la saga Mundodisco, donde, mezclando fantasía medieval y grandes dosis de humor, empezó riéndose del propio subgénero literario para acabar imprimiendo a su particular saga cierto parecido con la obra de Jonathan Swift. El caso de Martin fue distinto, se autoexilio durante 10 años de la publicación para escribir guiones de series de televisión llegando a colaborar en algunas como “En los límites de la realidad, serie de culto entre el mundo de la ciencia ficción. Este distanciamiento le valió al escritor estadounidense para preconcebir el mundo de la fantasía bajo el formato seriado que tan extendido está hoy día en nuestra sociedad de consumo.

Descripción: https://rupcultura.wordpress.com/wp-includes/js/tinymce/plugins/wordpress/img/trans.gif

Actualmente, las series de televisión son efectivamente el formato triunfador, con presupuestos que no desmerecen a las grandes superproducciones de Hollywood, se intenta atraer y fidelizar al espectador mediante tramas complejas que generan preguntas que se prometen responder con el paso de capítulos y temporadas. El público pide historias con mundos ricos en matices y personajes en los que ahondar en sus características psicológicas, temporadas que inciten mediante giros a seguir un año más a la expectativa del desarrollo. Esto queda reflejado cuando observamos el éxito de sagas literarias llevadas a la gran pantalla que cosechan dividendos astronómicos. El señor de los Anillos, Harry Potter, la saga Crepusculo y la recién estrenada Los juegos del Hambre no son más que síntomas de la mutación que han sufrido los espectadores en pleno auge de la era digital e Internet.   Muchos directores han dado el paso a la pequeña pantalla, algunos como  Scorsesse o Spielberg se  convirtieron en productores ante la creciente demanda de series y los grandes dividendos que estas pueden generar. La expectación mundial que generó Lost con su controvertido final no hace más que corroborar el hecho de que la seriación se adapta mejor que ningún otro formato a las demandas de un público renovado, sobresaturado de información, que quiere dejarse llevar con historias infinitas que calmen su desmedida voracidad audiovisual.

George R.R. Martin en 1991 comenzó a escribir la saga Cancion de Hielo y Fuego, integrando todos sus conocimientos como guionista televisivo, retomó el género de la fantasía épica dotándolo de un conjunto de características que dejan entrever esta visión de futuro del propio autor. Así en 1996 se publicaba Juego de Tronos, el primer volumen de su saga, a modo de primera temporada de una serie que promete siete. La narración de sus novelas está estructurada en capítulos que relatan la visión de protagonistas individuales a lo largo cada libro. ;Mediante este conjunto de visiones que armonizan cada tomo, se pueden identificar capítulos del libro con capítulos de una serie donde se cuenta una historia con el mismo esquema; Un personaje nos narra durante unas 10-20 paginas su particular punto de vista haciéndonos partícipes de sus acciones y pensamientos. El autor desdibuja la tradicional línea de buenos y malos típica de este tipo de novelas, destacando en los malos ciertos rasgos emotivos que los hacen menos malos, y en los buenos defectos o brotes de violencia que los hace más imperfectos y por tanto más humanos. Al final de cada episodio se suelen acontecer ingeniosos giros, para nada previsibles, que nos remiten a su conclusión, unos capítulos más tarde, cuando retomemos al personaje. Otra de las características de Martin es que no le tiembla el pulso a la hora de eliminar, por ejecución o asesinato, a sus personajes incluso siendo estos protagonistas. En este mundo violento y cruel nadie está a salvo, lo que dota al conjunto de una tensión propias del thriller.

A día de hoy, se han publicado cuatro volúmenes de esta magna obra en castellano, “Juego de Tronos”, “Choque de Reyes”, “Tormenta de Espadas”, y “Festín de Cuervos”. Este mismo año se traducirá “Danza de Dragones”, el quinto tomo de los siete previstos por Martin. La saga va creciendo de menos a más en elementos fantásticos, con ese in-crescendo típico de J.J Abrahams productor de series como Fringe, Lost y Alcatraz. Pese a todo, la gran magia que reside en los libros son las intrigas políticas por encima de la fantasía y las batallas épicas. El complejo juego de tronos que a modo de título inicial de la saga nos revela las intenciones de autor. “En el juego de Tronos, o se gana o se muere”.

Pero para encontrar el verdadero despegue de la saga de George R.R. Martin tendríamos que esperar hasta 2011 donde el maridaje de mellizos se produce, HBO adapta el primer libro de la saga, “Canción de Hielo y fuego”, congeniando literatura y serie de televisión de forma perfecta. Es verdad que ciertos elementos cambian en la serie de la productora de cable norteamericana, se presume que no saldrán las batallas en la pequeña pantalla y se han recortado historias de los libros, pero aun así he de reconocer que gracias a la gran inteligencia con la que se ha escogido el reparto, en especial al personaje de Tyrion Lanister interpretado por Peter Dinklage, el global resulta deslumbrante. Por otro lado, y en pro del realismo,  toda la serie esta filmada en paisajes naturales de Irlanda, Marruecos, Rodas, Malta  y diferentes localizaciones por toda Europa, haciendo un muy escaso uso del “croma” que personalmente tanto detesto.

El pasado 23 de Abril se estrenó en Canal+ la segunda temporada de Juego de Tronos, correspondiente al segundo libro de Martin (Choque de Reyes), con un gran despliegue publicitario y promocional. Aprovechando el tirón de la serie, este año se ha estrenado un videojuego de estrategia (un tanto nefasto) y están previstos otros dos; Un “RPG” mono-jugador al estilo The Elder Scrolls V: Skyrim y un futuro “MMO” como el World of Warcraft. Esta repentina explosión de la licencia de Canción de hielo y fuego responde como un pequeño huevo de dragón incubado en los años noventa que ha eclosionado al fuego y al calor de la adicción a las series y a la cultura popular heredera de los años 80 cerrando así el ciclo.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. mayo 5, 2012 10:49 am

    Muy buen comentario sobre Juego de Tronos. Un buen análisis de las conexiones de cierto tipo de literatura actual con los medios audiovisuales. Desde que aquella generación de escritores norteamericanos (Faulkner y algunos más) innovaron las técnicas narrativas a principios del siglo XX (flashback y otras),las conexiones entre literatura y cine quedaron bien establecidas. Actualmente son muchos los novelistas que escriben sus obras pensando también en la correspondiente versión cinematográfica. En cuanto a la serie Juego de Tronos quiero destacar también que, a pesar de los elementos fantásticos, no pierde por esto una cierta conexión con elementos reales de la historia medieval, en particular de la historia inglesa. Por ejemplo, la familia Lanister tiene bastante parecido con los nobles ingleses medievales, en cambio los señores del norte se inspiran claramente en los clanes escoceses. Son muchas las coincidencias históricas que podría señalar. Afortunadamente el nivel del conocimientos históricos del espectador medio es tan bajo que no es capaz de reconocer este porcentaje de historia incluida en la fantasía. Mejor así porque la historia para casi todos es aburrida y en cambio la fantasía “mola” más.

  2. mayo 5, 2012 4:20 pm

    Aunque no soy espectador ni lector de esta saga, me ha parecido muy interesante el análisis.
    En relación al comentario final de Lope de Sosa, es triste pero cierto que la historia sea aburrida para casi todos, actualmente estoy haciendo una obra de teatro con niños relacionada con la historia de Sant Boi. Es increíble que te pregunten sobre que pasó el 1714 y Rafael de Casanovas y al escuchar un poco cosas sobre la guerra de sucesión su expresión sea: Buff no me hagas clase de historia…

  3. mayo 6, 2012 6:43 pm

    Muy buen análisis de la mejor serie que está en funcionamiento ahora mismo. no la conocía y me he enganchado por completo, tanto a la serie como a los libros. No hace falta añadir nada mas al respeto.
    Aún así, cabe destacar el papel de la HBO en este tipo de acontecimientos. Se estan haciendo un nombre mas que excelente como gran productor de grandes series como Boardwalk Empire. La mejor noticia que llegó hace algunos meses, es que HBO seria la encargada de adaptar la saga de la Torre Oscura de Stephen King, como continuación a las películas que en breve estaran en funcionamiento (si no se les retira el respaldo financiero) Una noticia muy esperada y muy agradecida por los que somos seguidores de esta serie de libros. Solo podemos esperar buenos resultados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: