Skip to content

La Chinoise y Soñadores

mayo 27, 2011


Jean-Luc Godard en 1967 se anticipó a las pulsaciones de la sociedad juvenil parisina con su película La Chinoise, film que aborda la revolución de corte comunista en una sociedad hija del descontento e indignación que suscitaba el marco capitalista de los años 70 en Europa. Como antesala de mayo del68’, la película analiza de manera racional las posibles definiciones de la revolución, su loabilidad en el marco burgués francés, y compone una autocrítica devastadora y bien contrastada hacia los objetivos revolucionarios.

Godard realizo esta película bajo la influencia que provocó en su generación la revolución cultural China, el film analiza el Marxismo-Leninismo y la corriente Maoísta desde la perspectiva del arte, la televisión, el trabajo y demás aspectos que circundan a la sociedad contemporánea. El lenguaje utilizado por el director se basa en la mezcla del falso documental con los planos fijos secuencialmente interpuestos. Básicamente Godard hace una obra amoldándose al estilo del dramaturgo alemán Bertolt Brecht, utilizando el teatro Épico, donde los ideales son expuestos para llenar de contenido al espectador, sin guiarle y sin adoctrinarle se intenta la reflexión del mismo ante lo que sucede en escena, se superponen lírica y poética con racionalismo puro.

Otro de los puntos fuertes del film reside en el amplio debate que establece una de las protagonistas con el filosofo francés Francis Jeanson, cabeza visible del FLN (frente de liberación nacional) (Argel) interpretándose  a si mismo, da la contrarreplica a la fuerza revolucionaria juvenil con su experiencia, haciendo de buen filosofo, focaliza preguntas hacia el movimiento juvenil. Así pues, esta película no se posiciona pese a abarcar el tema profundamente, se pueden apreciar en el film las posturas revisionistas del socialismo, el terrorismo, los diversos frentes comunistas internacionales, el arte y la resignificación del símbolo aplicados estos dos al teatro en si mismo.

La estética minimalista del decorado esta planteada con el uso de colores puros, primando el rojo de la revolución y el azul francés, las composiciones escénicas se intercalan dando lugar a una trama sobre otra, el documental sobre la acción, las preguntas sobre la interpretación; supone una revisión en si misma de su propia obra. El film comienza con una comuna de estudiantes en un apartamento de París, influenciados por las corrientes progresistas de su entorno debaten sobre las posibles formas de llevar a termino la revolución, en la ultima parte del film se posicionan cada uno de los personajes dando lugar a las diversas vías de salida de la dialéctica que se ha generado en pantalla.

Es innegable el valor de esta cinta en los tiempos que corren, pues solo del ejemplo del debate que establecieron nuestros padres podremos tomar lecciones que se amolden a la situación que estamos viviendo.


Si la propuesta anterior supone el compromiso con un estado de indignación, postulando la acción directa, Bertolucci en su película Soñadores, nos muestra una triste critica vacía de contenido hacia mayo del 68.

En soñadores se establecen dos historias paralelas, la protagonizada por el trío amoroso que centra gran parte del film, y el contexto del mayo francés en su punto álgido de eclosión. Este contexto es visto por los personajes, con un cierto aire enajenado, viviendo al margen de su sociedad. El director emite una fuerte crítica al presentar a los jóvenes cinéfilos, como pieza detonante del mayo francés, despreocupados, vagos que huyen del problema que les envuelve. La ira y el descontento se plasman al final con unos deslocalizados e irresponsables ataques sin propósito, vacíos de formas. Bertolucci plasma la visión más desesperanzadora de lo que fue su mayo del 68, quizás en cierta forma correcta, en cierta forma deprimente y desalentadora, carga con ese espíritu revolucionario con la visión desilusionada que el tiempo ha vertido sobre el recuerdo de su generación. Es al final de su viaje onírico, donde se postula y se resume su experiencia como un sueño del que hace al espectador despertar.

Estas dos son las visiones que mas nos pueden aportar sobre un Mayo del 68 al que se tiende a comparar con el 15M que estamos viviendo. Solo el tiempo y el compromiso nos dirán si la historia se vuelve a repetir.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. mayo 30, 2011 5:55 pm

    Muy apropiada, desde luego, esta entrada con los tiempos que corren. De las dos películas solo he visto la segunda, la de Bertolucci, y estoy de acuerdo con tus opiniones. El mayo del 68 y este 15M tienen bastante en común. Muy loable tu documentación cinematográfica de aquel movimiento precursor. Pero en estos días te sugiero que además recuerdes Roma. Para mí es una afición pero en tu caso parece más bien una necesidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: