Skip to content

Dudando de nuestros revolucionarios

mayo 24, 2011

Con este post, Rupcultura inicia su segunda semana temática adentrándose en el emocionante fenómeno social de las revoluciones. Como siempre, lo abordaremos desde la pluralidad: la filosofía, la actualidad, la ciencia, el cine, la literatura y el humor. Y nos guardamos un as en la manga. Sopresa, sorpresa.

Así pues, cada día, durante una semana, cada uno de los miembros de Rupcultura hará su aportación individual. Y como podrá comprobarse, serán aportaciones muy muy diferentes. Esperamos que sea de vuestro interés!

Desde el 15 de Mayo muchos españoles han salido a la calle no sólo a decir “basta ya” sino a hacer propuestas. Esto en sí ya es revolucionario para un pueblo acostumbrado a quejarse y culpar a los demás. Es la hora de un cambio de actitud, es decir, de hablar e intercambiar puntos de vista, de analizar y buscar posibles soluciones. El camino será angosto pero la motivación parece lo suficientemente profunda para garantizar su perduración. Y ojalá sea así.

No obstante, no puedo evitar tener dudas.

El movimiento del 15-M parece una especie de maratón. Muchas personas han iniciado la carrera con todas sus fuerzas, con grandes expectativas de llegar a la meta, sin embargo, parece que no están gestionando adecuadamente sus fuerzas y no lograrán alcanzar su meta. Por otra parte, podríamos estar viviendo la primera maratón como carrera de relevos, en la que la pasión decidida de los que arrancan estimularán a los que vendrán después.

El poder de la masa siempre ha sido una potente arma para el éxito de los cambios sociales. Quizás no sea tan importante, como pensaba hasta hace poco, que esta masa insatisfecha sea o no lo suficientemente numerosa y diversa para representar la voluntad del pueblo. Quizás sea más importante, como ha ocurrido en otros países, que algunos ciudadanos -si es que queda alguno en rigor- estén lo suficientemente despiertos para no rendirse, para no huir, para estar dispuestos a sacrificar su libertad y su integridad física por un bien común (¿todavía ignorado por la mayoría?) para, en palabras de Stéphane Hessel, poner la levadura que hará crecer la masa. Es en este punto cuando surge mi primera duda y me pregunto si nuestros revolucionarios son de esta calaña o la mayoría anhela volver a sus casas, a la apatía de sus vidas laborales, a la indignación cobarde de su paro laboral, a la vida que Tele5 les programa. Lo que temo es que no existe, a día de hoy, un panorama social suficientemente agitado para algo así. No creo que se esté dando todavía el contexto social para que el pueblo sea lo suficientemente poderoso para algo tan grande. ¿Y para algo menos ambicioso? Estoy seguro de que sí y que valdrá la pena sólo por eso. Aunque… tiempo al tiempo… si la economía acabara hundiéndose (completamente) otro gallo cantaría.

Imaginemos por un momento que están preparando una revolución radical pero sin violencia, una revolución basada en la presión social a las instituciones dominantes. Aquí tengo mi segunda duda. ¿Encontrarán un modo de influir en las estructuras de poder actuales? Y es que el problema, obviamente, no es sólo una cuestión de política. El problema abarca una red de estructuras increíblemente compleja y poderosa que va desde las mayores multinacionales hasta algunos lobbies que ni intuimos. Pretender ciertos cambios nunca había sido tan difícil. ¿Por qué? En cualquier sistema reducido un cambio de estructura es fácil y relativamente cómodo. Por el contrario, sólo un cambio en alguno de los ejes de nuestro sistema supondría reorganizar y reinventar la totalidad del sistema. Y como es natural, el propio sistema está construido para evitar algo tan crítico. Es en este punto cuando me pregunto si nuestros revolucionarios serán capaces de inventar una estructura especialmente diseñada para hacer cambios profundos. Lo que creo que está claro es que no existe, a día de hoy, un procedimiento democrático para este tipo de cambios. Es por ello que tengo la convicción de que, dada la poca confianza que tengo en los movimientos sociales en España, creo necesaria la inventiva de unos pocos individuos, creo necesaria la formación de un equipo reducido  de personas que piense aguda y creativamente, que produzca una estructura de poder realmente capaz de hacer algo. ¿Un ejemplo? Alguien como Assange, fundador de Wikileaks. Pero tampoco pensemos que una revolución sólo nace del descontento de la masa, de la voluntad del descontento. Muchas veces, la mayoría, la creación de una estructura revolucionaria como Wikileaks no ha sido producto de un movimiento asambleario y del pueblo sino suele ser producto de la genialidad de unos pocos bien organizados. También suele implicar un conocimiento profundo de las reglas de juego del sistema que se pretende revolucionar. Además, contrariamente a lo esperado, una revolución exitosa podría estar motivada por valores capitalistas como fue Facebook. Así que ojo, busquemos ideas sin prejuicios.

Lo que sí está claro es que todo lo que se reflexione servirá para que muchas personas se acostumbren a pensar. Incluso los que no participamos en estos puntos de encuentro estamos pensando de otra forma gracias al movimiento del 15-M. El hecho de que la sociedad sea testigo de algo así ya es algo bueno en sí mismo, ya es revolucionario de por sí. Nada volverá a ser como antes, al menos tendremos dificultad para volvernos a dormir en el sueño de la ignorancia y la conformidad ¿o no? No obstante, no puedo evitar seguir teniendo dudas respecto a la consecución de objetivos más ambiciosos. Como decía más arriba, yo apuesto por una revolución mediada por unos pocos. Yo he sido partícipe de muchos movimientos antisistema y el escaso éxito de estos movimientos los explicaría por los siguientes motivos:

1) el pensamiento panfletario, es decir, el pensamiento impropio y falto de originalidad. Todavía recuerdo cuando, en mi adolescencia, parecía estar poseído por Marx. No obstante, cualquier movimiento revolucionario necesita ser creativo y eso está siempre al alcance de unos pocos.

2) el creer saber la verdad, el dogmatismo. Cuando pasión e idealismo van de la mano muchas veces no somos capaces de entender la realidad. ¿Un ejemplo gracioso para ilustrar esto? El siguiente video:

3) el escaso conocimiento de las reglas de juego y la falta de información relevante. No sólo se trata de opinar. Se trata de hacer algo que tenga repercusión en la realidad. Y el problema no es sólo la falta de conocimientos en sociología, economía, derecho, política y otras disciplinas, sino la falta de información que el propio sistema oculta (incluso cuando parece haber un filtrado de información confidencial).

4) la sobreestimación de las asambleas. Es cierto que una asamblea puede ser un caldo de cultivo ideal para una revolución, es decir, puede funcionar como brainstorming fuente de inspiración. No obstante, luego parece inevitable organizarse y jerarquizar dando lugar a unos líderes reconocidos explícita o implícitamente.  Pero si los miembros de un movimiento menosprecian el valor de las jerarquías, el establecimiento de estructuras de poder queda claramente entorpecido. Aún así, tampoco me tranquilizaría mucho que emergieran líderes que defendieran mejor el pensamiento panfletario e idealista. Por el contrario, sería interesante que emergieran líderes expertos en sociología y economía,  grandes comunicadores, expertos en cómo funciona el mundo, en cómo cambia, expertos en las posibilidades y los límites para cambiarlo cuando urge cambiarlo. Y cómo no, es fundamental, guste o no, que además fueran grandes estrategas creativos.

En cualquier caso, lo que está pasando guarda muchas diferencias con lo que yo  había vivido. Ahora no somos una minoría homogénea, somos el pueblo en su diversidad. Así pues, seguiré con interés su evolución confiando en lo improbable, confiando en el cambio y el buen juicio. Yo, mientras, seguiré dudando, seguiré preguntándome ¿Realmente nos merecemos algo mejor? ¿Nos merecemos un mundo radicalmente diferente? ¿Qué grado de responsabilidad tenemos en todo lo sucedido? ¿Somos conscientes de que la naturaleza humana es como es, al menos hoy en día, y que no es posible una sociedad estructurada para otro tipo de seres? ¿Biológicamente, evolutivamente, no estamos diseñados para ser egoístas, avariciosos y hacer la guerra? ¿Cómo se ha llegado a creer que sólo somos seres culturales y que hemos superado nuestra naturaleza? ¿No es imposible evitar que siempre habrán (algunas) personas malas en el poder? ¿Y no es, a la vez, inevitable que haya un poder? ¿Somos capaces de conseguir una sociedad despierta y librepensante? ¿Hay un “cómo” para ello?

Por otro lado… ¿Por qué no una revolución? ¿Por qué no buscar modos de evitar muchas injusticias? ¿Por qué no buscar modos para evitar nuevos errores? ¿No vale la pena intentarlo? Aunque el mal esté justificado por nuestra naturaleza, ¿esto tiene que significar que nos quedemos indiferentes? Ciertamente, hay mucho de lo que lamentarse, mucho por lo que indignarse, mucho por lo que sacrificarse:

DESCARGAR ESTE POST EN PFD: Dudando de nuestros revolucionarios

Blog de la acampada en Plaza Cataluña (Barcelona): http://acampadabcn.wordpress.com/

Anuncios
18 comentarios leave one →
  1. Rafa permalink
    mayo 25, 2011 10:33 pm

    Es interesante lo que dices pero como sabes que la naturaleza del ser humano es mala, egoísta, etc

    • mayo 25, 2011 11:18 pm

      Hola Rafa, cuando digo que su naturaleza es mala estoy pensando en cómo nos comportamos cuando tenemos necesidades sin satisfacer. Por ejemplo, si tengo hambre y me siento, además, solo e inseguro, entonces me comportaré de mala manera. Y es lógico, se entiende perfectamente porque es probable que esté desequilibrado emocionalmente y, en el caso de no tener ni para comer, nutricionalmente. Lo único que quiero decir es que es muy habitual sentirnos instatisfechos, es algo casi “esencial” en nosotros y por ello decía que era la naturaleza del ser humano.

      Así pues, como puedes comprobar, conecto muy íntimamente el comportarse mal con el no sentirse satisfecho. Y dado que tengo la convicción que no sentirse satisfecho es la norma, entonces no puedo evitar concluir que el ser humano “es” malo.

      Espero haberme explicado claramente. Salud

      • mayo 26, 2011 2:08 am

        A ver si lo he entendido…

        Si suponemos que tengo sed y voy al río a buscar agua, ¿iré de mala leche?

        Unas reflexiones:

        Para un misma entidad mental-emocional pueden haber diferentes respuestas, no necesariamente se darían siempre las mismas, sino eso sería reduccionista.

        Y que algo pase con cierta repetición en las personas o el tiempo, no creo que sirva para decir que nos es natural. Mourinho lleva mucho tiempo repitiendo el mismo discurso y no por ello la gente cree que es natural decir eso, no? 😉

        Yo distinguiría algo muy importante: las cualidades innatas del ‘ser humano’ de las proyecciones socio-artificiales que se han adherido al carácter humano (ej. el consumismo). De aquí, sí podríamos decir tal vez que son malas esas pegatinas que nos han cubierto, pero naturales no lo son.

        Decir que el ser humano es malo por tener un apetito insaciable de satisfacciones es como decir que la competitividad extrema actual es natural, cosa con la que no estoy del todo de acuerdo. Es más el tiempo de relax en una sociedad primitiva que el tiempo de tensión. Es mayor el tiempo de satisfacción en una sociedad primitiva que el de insatisfacción. Por eso, lo que si diría es que somos cada día seres más insatifechos a razón de los constructos artificiales que hemos creado. Y digo más, señalaría a uno de concreto: el dinero*.

        Un saludo

        * Entiéndase en su sentido más amplio: mercados, economías, moneda, banca, etc.

  2. mayo 26, 2011 11:32 am

    Hola letrasamontonadas, como siempre un placer hablar contigo. Creo que estamos de acuerdo.

    Siento la extensión de mi respuesta. He estructurado el texto y he puesto en negrita las ideas básicas. No dudes en criticarme. Yo estoy encantado que me hagas pensar algunas tonterías que se me escapan…

    [Metaobservación: toda mi postura está sustentada por la premisa de que tenemos necesidades primitivas a la vez que tenemos necesidades modernas. No podemos omitir ninguno de los dos tipos de necesidades y cuando no los satisfacemos nos hace comportarnos mal, nos demos cuenta o no. Comportarse completamente bien es, pues, producto de un largo proceso de desarrollo personal en el que aprendemos a identificar necesidades y la forma de satisfacerlas. Más info aquí y aquí]

    He dividido la contestación en varias partes:

    El ser humano es muy pero que muy malote

    Después de pensar en tu contraejemplo he llegado a la conclusión de que lo que decía sobre ser malo se aplicaría a casos en los que:

    1) La necesidad sin satisfacer no sea satisfecha prolongadamente. Ejemplo: tengo hambre y al cabo de una hora sigo teniendo hambre. Es entonces cuando puedo empezar a comportarme mal.
    2) No hayan expectativas de satisfacer las necesidades. Ejemplo: tengo inseguridad emocional y no tengo ni idea de cómo hacer para sentirme bien.
    3) El individuo que siente tal insatisfacción no sea capaz de mantener el buen ánimo. Por el contrario, por un esfuerzo de voluntad podemos mantener el buen ánimo y el equilibrio mental. No obstante, no es lo común en el ser humano… somos débiles emocionalmente. Deja mucho que desear nuestra inteligencia emocional.

    Conductas recurrentes en la vida humana: patrones y tipos de patrones

    Estamos de acuerdo que constantemente vemos conductas humanas que se repiten (repeticiones o, como me gusta decirlo a mí, “patrones”) y que hay de muchos tipos. También estamos de acuerdo en que hay patrones que sí podríamos decir que forman parte de la esencia del ser humano (p.e. dormir cada vez que tengo sueño, emigrar cuando mi hábitat ya no me proporciona lo que necesito, etc.). En cambio, hay otros patrones que no (comprar, comprar, comprar y, cómo no, comprar…).Como se desprende del ejemplo de la emigración, yo pienso que vivir en sociedad es algo inherente en el ser humano y, por lo tanto, muchas conductas sociales repetidas (patrones sociales) sí que formarán parte de la esencia humana. Pero otras muchas, no (ejemplo del consumismo).

    Quiero insistir y buscar algún patrón social inherente a la esencia del ser humano… y luego encontrar algún otro que no lo sea.

    Utilicemos tu ejemplo. Quizás nuestra cultura ha potenciado la competitividad (acepto tu idea de “proyecciones socio-artificiales” siempre que aceptes mi idea de “patrones sociales esenciales al ser humano”) pero la competitividad en sí nos viene impuesta por la biología. Es decir, podemos diferenciar en el patrón social de la competividad una dimensión artificial/contingente (p.e. hacer lo posible para tener muchos coches de lujo) y otra natural/esencial (p.e. hacer lo posible para tener más habilidades y conseguir un objetivo que otros comparten y que, por la ley de los números pequeños, sólo unos pocos podrán conseguir).

    patrones

    Relación entre patrones y necesidades

    Patrones inherentes a la esencia humana tienen la función de satisfacer necesidades. Los patrones artificiales son consecuencia de intentos fallidos de satisfacer necesidades esenciales.

    La guerra sería un patrón primitivo artificial (tú mismo me pasaste unos textos muy interesantes sobre esto y, además, escribiste un post sobre ello) y estaría también relacionada con el patrón de la competividad. Como todos los patrones, el patrón de la guerra sería estimulado/motivado por necesidades. ¿Por cuáles? Pueden haber gran diversidad de necesidades pero, por lo general, podría ser por algo tan primitivo como es la lucha por controlar los recursos.

    Más allá de la necesidad de control de recursos (que satisfacen las necesidades básicas de seguridad, comida y, por extensión, reproducción), el ser humano necesita otras necesidades también bastante básicas (como aprender, amar y ser amado, etc.). Pero además, a diferencia del ser humano de las sociedades primitivas, nuestras necesidades son mayores por la sencilla razón de que adaptarse a una sociedad tan compleja como la moderna requiere un proceso más complejo (y más si tenemos en cuenta que también debemos integrar en este largo proceso nuestra parte primitiva). Lo que el ser humano no necesita, y estamos de acuerdo, es tener un millón de euros en el banco o un yate privado. Estos excesos, de hecho, son una forma equivocada de buscar satisfacción a necesidades que no tienen nada que ver con lo material (típico caso de mujer rica con mil joyas, vestidos y operaciones estéticas, y que no sabe cómo sentirse realizada porque no comprende que hay otros niveles a parte de lo material: amistad, amor, sabiduría, aprendizaje….).


    El dinero

    Un último apunte y es que no creo que el dinero sea un problema en sí. El dinero es un modo efectivo de intercambiar bienes. El problema es el modo (el cómo) se hacen estos intercambios. En mi opinión, falta regular el mercado sin olvidar que es bueno que haya un grado alto de libertad. Es decir, creo que vale la pena buscar ese equilibrio. Por un lado, dado que en general somos malos es lógico que coincidan en el poder personas que no saben satisfacer sus necesidades y lo canalicen todo a través del dinero como si ello pudiese satisfacer aquello que no tiene nada que ver con el dinero o el poder material/político. Por ello, será prudente poner límites a cómo puede moverse el dinero. Por otro lado, no nos pasemos… el dinero tiene una función y a veces lo olvidamos.

    • mayo 26, 2011 1:29 pm

      Buuf! Vaya tochoo!

      Bueno no creo que escriba tanto, o sí… jajaja!

      Así acorde a Hobbes vienes a decir que ‘el hombre es un lobo para el hombre’, esto implica de alguna manera que sus proyecciones socio-artificiales no guardarán las mismas connotaciones. Si es así, dejemos de pensar en un mundo merjo, no?

      Veamos:

      a) El ser humano es muy pero que muy malote:
      no lo comparto.

      1) Me sigue pareciendo reduccionista. Hay tantas respuestas como personas y estímulos.
      2) ¿Crees que la gente tenía la misma inseguridad emocional a la que te refieres en la Edad Media?
      3) No he entrado a juzgar nuestra fragilidad, pero es por ella que vivimos en sociedad, tenemos amigos, pareja, etc… No lo olvides.

      b) Conductas recurrentes en la vida humana: patrones y tipos de patrones.

      Cuando hablo de competitividad la llamo extrema para separala de la biológica, que para mí tienen mucho de distinto. Una manada de chimpancés se alerta un par de veces al día el resto es contemplativo. La competitividad exsite en nuestra biología pero no tanto como nos hacen (y haces) creer. Precisamente, son estas afirmaciones las que la alimentan. Las sociedades primitivas hacían menos la guerra que en el siglo XX, y uno de los motivos más importantes (por no decir el motivo) que ha hecho ese aumento han sido las ansias de poder y riquezas. ¿Tú crees que hoy se hace una guerra por alimento, territorio, etc.? Yo creo que no, se hace por el oro negro (petróleo), por el poder (Irak), etc.
      Si tomamos patrones con ligereza, lo más probable es que esos patrones o sean reales o no se den mucho en el tiempo. Por lo tanto, no son patrones y menos de algo tan profundo y arraigado como la naturaleza. ¿Dirías que contaminar pues es un patrón de la conducta humana? No, ya que si se sigue repitiendo dejaremos de existir en unos años. Y por tanto, es algo que no estaba en nuestra naturalidad, porque nosotros como seres vivos tenemos el patrón (y este de verdad) de abrirnos paso hacia la vida, no hacia la muerte. Eso es fruto de lo artificial que quieren que creamos que nos es propio, y sólo le es propio al magnate (Rockefeller) que decide que se hace en el planeta, e imponer implícita o explícitamente algo a la humanidad no hace que para la humanidad eso le sea natural.

      El dinero es indefendible. El uso del dinero degenera en todos los problemas que tenemos en el mundo actual. Precisamente, el dinero y el mercado es lo que nos ha hecho más frágiles emocionalmente. Puesto que aumenta las carencias.
      ¿Podemos vivir sin él? Puede que sí… (ya se vivió sin él mucho tiempo aunque ahora sería muy distinto) O puede que ya no…

      Hay otras opciones, pero con estos discursos nos atamos a lo que quieren que nos atemos. No siempre hemos sido así ni tenemos porque serlo para siempre. El discurso que sigues es el discurso que al sistema le gustaría que siguieses…

  3. mayo 26, 2011 4:07 pm

    A) yo tampoco lo comparto jejej. Un problema es que utilizo formas lingüísticas tan abstractas como “ser malo” ¿Qué narices es ser malo?. Yo entiendo dos cosas: hacer algo que perjudique a los demás y hacer algo que perjudique negativamenet en uno mismo.
    1-Por supuesto que existe la bondad y la podemos ver y sentir cada día. Mi enfoque hace hincapié a que los comportamientos negativos abundan en mayor medida y configuran un mundo como el nuestro. Si el capital no fluye como debería es por culpa de la humanidad y no de los humanos con más dinero. Es la avaricia y la especulación, repartida homogéneamente por todo el mundo, lo que ha provocado la crisis.
    2-Habían similitudes y también diferencias respecto a hoy en día. La inseguridad emocional responde a tener unos miedos u otros. Seguro que habían miedos que todavía hay. Y seguro que habían miedos sólo de esa época.
    3-Tienes toda la razón. Supongo que podríamos matizar casos en los que esa fortaleza interior es útil. Pero es cierto que podría ser totalmente inútil en otros casos como los que mencionas.

    B) A mi parecer, la competitividad y la guerra de hoy en día es muy parecida a la de sociedades primitivas. Yo veo que el patrón es el mismo. Los elementos involucrados no, claro. Nuestra sociedad está configurada de una forma más compleja. Yo creo que hacer al guerra por petróleo es comprensible, por muy penoso que parezca. Es un bien muy preciado y no se puede producir.¿Y qué sería de la industria y el transporte sin ella? Cierto que nos dirigimos hacia una nueva revolución energética pero la infraestructura del mundo se basa en el petróleo. Es muy fácil decir: “debemos utilizar otras formas de energía”.

    Contaminar es un patrón social artificial. Estamos de acuerdo. Pero el patrón está ahí, es real aunque no sea inherente a la esencia del hombre.

    Hay algo en lo que discrepo y es que echamos mucho la culpa a los poderosos y yo creo que la culpa es de la humanidad. Lo decía en el punto A.1.

    C) El dinero no tiene ninguna culpa. Somos nosotros. Como bien dices, es su mal uso el problema. Si lo usamos mal no es porque nos manipulan ni nada de eso, sino es porque somos egoístas y quiero el último televisor o el último móvil. Y si ello tiene implicaciones negativas para el tercer mundo, voy a mirar a otro lado, por ejemplo, voy a jugar a la Playstation 3. Ya está, ya no hay problema.

    Yo apuesto por crear mecanismos que regulen lo inevitable y es que somos malos. Esté quien esté en los círculos de poder, siempre habrá gente así. Y pretender solucionar esto con una democracia directa sería un error.

    • mayo 26, 2011 5:21 pm

      Te digo que cometes el error de decir: “somos malos” (y más con la ligereza que lo haces, sin contundentes tesis). A ver si me explico…

      No somos malos, “nos hacen malos” que es algo muy distinto. No hablamos de nuestra esencia o naturaleza, sino de la proyección de lo que nos han hecho ser. Las tribus nómadas primitivas comparten y no entran en guerra por territorio o alimento, es el constructo social y la designación de líderes lo que corrompe esa naturaleza. La formación de un colectivo -cerrado- da indentidad a dicho colectivo a partir de distinguirse de otro colectivo. Por lo que si sólo hay un colectivo no habría guerra.

      Tus patrones no son naturales, son artificiales. Son patrones no del hombre o su naturaleza sino de la naturaleza que los regula, el poder.

      Estás hablando de patrones que nos “imponen” y eso nunca puede ser natural, para que así sea debe adherirse en comunión con el objeto de adhesión, y el objeto de adhesión (los humanos) no toma ninguna decisión ni participa activamente en ese proceso. Es como si yo ahora decido ponerle a un ratón un chip en la cabeza que le haga rascarse la nariz cuando tenga hambre. ¿Diré al cabo de años, que esa conducta es natural, es esencia, del ratón? Yo creo que no, ya que se da a partir de algo artificial que sin su voluntad ni interacción se le impone. Por tanto, esa conducta no será natural ni esencial del ratón, sino una adhesión artificial por sometimiento.

      De igual forma, un billete no es malo en sí mismo, pero sí lo es la infinidad de connotaciones que se le ha dado (y no se las ha dado la humanidad, sino la banca -un grupo de unos pocos- al cambiar oro por papel y darle a éste un valor concreto y no otro).

      Concluyendo: Los malos no son los humanos sino el gobierno que se ha hace de ellos; en la mayor parte de su historia, un gobierno en el que no ha habido participación, sino sólo imposición para el que forma parte de él (implícita o explícitamente).

      “Apuesta pues por mecanismos que regulen el gobierno sobre los hombres, no a los hombres. “

  4. Así hablo yo. permalink*
    mayo 26, 2011 7:32 pm

    Hola a todos, es de recibo leer estos intensos debates,
    Primero me gustaría retomar el tema original sobre el debate, las revoluciones, viendo vuestras largas disquisiciones, solo se me antoja que habéis caído en los mismos errores de los que Aleix tiñe a las revoluciones de base asamblearia y horizontal. A mi modo de ver llevar el tema al terreno de la moral es enajenarse del problema y acotar el discurso hacia los conocimientos que abarcáis, sin duda más cómodos y debatibles. Puede que suene a reaccionario, pero las revoluciones si por algo se caracterizan, es por su implicación directa con los problemas y una reacción rápida, espontánea y normalmente mal dirigida o irracional, gracias a este coctel de sentimientos se puede llevar a una gran cantidad de población hacia un cambio. Las revoluciones si se avocan a largos debates sin final, acaban por terminar en la experiencia de mayo del 68, una revolución necesita de una reacción rápida e inconsciente. El resultado será mejor o peor, pero esta claro que las revoluciones no se planean, es como intentar dilucidar todas las trayectorias de metralla de una bomba antes de su explosión. Es ahí donde intervienen las ideologías, (simplificaciones de las ideas políticas, para una buena digestión del revolucionario) y el panfletismo, que tienen como única misión, encender la mecha de una explosión que luego será encauzada, por las elites que se adscriban a ese proceso revolucionario. Entrar en debates sobre la condición humana en vísperas de una futura revolución es como sentarse en la barra de un bar a resolver el mundo. Pero si lo que estamos hablando es de un cambio paulatino de nuestra sociedad, racionalmente enfocado y planificado, es mejor que nos olvidemos del término de revolución.

  5. mayo 28, 2011 4:11 pm

    Continuando la linia de Asi hablo yo, en el post se duda de que ante la represión de los cuerpos de seguridad los revolucionarios continuasen. Visto lo que sucedió en plaza catalunya (bcn), Lleida, Girona, Sant Boi ayer o en Madrid el primer dia de acampada, creo que ya tienes una respuesta a tu temor… hemos perdido el miedo y vamos a continuar pese a las porras.

    Por otro lado se dice que este movimiento no esta haciendo nada (más bien se deja entender), cuando hay distintas comisiones de trabajo, entre las cuales hay algunas donde se debate, se busca y se crean reformas de la sociedad, por ejemplo la comisión de democracia (o politica). Lugares donde se ajuntan pensadores, sociologos, legisladores, politologos…

    En cada plaza se esta construyendo una nueva sociedad horizontal, donde la asamblea es el organismo de decision y las comisiones espacios de discusion que propone aquello que ha llegado a consenso a la asamblea. Es posible que esto funcione y sea la alternativa que se busca. A los pamfletarios e idealistas no se les acaba de escuchar del todo, te lo puedo asegurar. Los indignados somos apartidarios y asindicales, es el primer punto de consenso de todas las asambleas, y es asi por que son los partidistas y los sindicalistas los pamfletarios.

    Creo que en este post te ha fallado la información sobre lo que ocurre realmente y has expuesto algunos temores y dudas que tenian su respuesta en la misma calle.

  6. mayo 30, 2011 7:04 pm

    Hola a todos. Me parece muy interesante el artículo y la polémica que ha propiciado. Estoy más de acuerdo con las opiniones de “así hablo yo” y de “conjunbuilt” que con Aleix y “letrasamontonadas”. Analizar los aspectos filosóficos de la cuestión me parece, con todo el respeto, desviarse de la cuestión. Lo primero que habría que ver es si se trata sólo de una “llamada de atención” a los poderes públicos de un sistema capitalista hiperliberal y corrupto, o es el comienzo de una revolución. Es difícil saber como terminará pero me parece que el paralelismo con el Mayo del 68 es evidente. A aquél movimiento llegué tarde (tenía 14 años) y para este ya estoy “pasado de rosca”.
    Lo primero que rechazo es que sea apolítico. Puede que sea antipartidos, antisindicatos y hasta antisistema, pero eso también es político.
    El “mayo del 68” fue la respuesta de una juventud acomodada ante una crisis de valores, a la falta de ideologías, a un declinar cultural. El 15M es la respuesta de una juventud que ve peligrar su “comodidad” en una crisis económica propiciada por los excesos del sistema capitalista, que amenaza con convertirla en una “generación perdida” y sin futuro económico.
    Los dos movimientos tienen en sus formas ( no en su ideología) un claro tinte anarquista, asambleario (decisiones, votaciones, tormenta de ideas etc), autogestionario (comités informativos, de limpieza etc) y sin autoridad ni jerarquías. Todo muy apropiado a nuestra mentalidad latina, individualista. Recordad el éxito del anarquismo político, en Cataluña y Andalucía, durante el primer tercio del siglo XX.
    Estoy de acuerdo con Aleix. En este momento al 15M le falta ya uno o varios liderazgos. Pero no necesariamente el liderazgo de los mas preparados. Eso es tan antiguo como Platón que propugnó el gobierno de los sabios en su ideal “República”. Ese gobierno nunca ha triunfado, ni encabezado una revolución a lo largo de la historia (es ideal, utópico). Los líderes que se necesitan en una revolución son líderes de acción, capaces de representar y asumir ante la masa los principales ideales de la misma y llevarlos a la práctica, cueste lo que cueste.
    Por eso pienso que no estamos al comienzo de una revolución sino más bien una clara llamada de atención a los poderes públicos, que terminará como terminó el mayo del 68, a pesar de algunos tímidos liderazgos como el de Daniel Cohn Bendit (Dani el rojo) que por cierto es actualmente diputado de la Cámara francesa.
    Para que se produzca una auténtica revolución, la historia de la previas que triunfaron han establecido un canon que parece repetirse (próximo comentario)……..

  7. mayo 30, 2011 7:26 pm

    1º Como requisito previo hace falta un poder político autócrata, dictatorial y abusivo sostenido por una pequeña élite de privilegiados. Una crisis económica que lleve al hambre. En nuestro mundo occidental la democracia (aunque sea falsa) y las coberturas sociales sirven de atenuante a la “indignación” del pueblo ante la crisis económica.
    2º Se necesita una generación de filósofos, o al menos, de intelectuales comprometidos, que generen progresivamente un estado de opinión, un cambio en la ideología política, o la creación de nuevos sistemas de poder distintos al imperante.
    3º Se necesita una “chispa” que suele ser la represión violenta de manifestaciones pacíficas por parte de las fuerzas policiales del régimen. Los palos no son suficientes. Se necesita sangre (aunque resulte crudo decirlo), víctimas que poder convertir en “martires” de la nueva causa (vease las actuales revoluciones del mundo islámico). Es triste decirlo pero lo de plaza Cataluña el otro día no es suficiente para levantar al pueblo.
    4º Cuando surge la revuelta popular( ya violenta) es cuando se necesitan a los líderes de acción, sin escrúpulos para llegar hasta el final (vease Robespierre, Marat. Lenin y Trosky) en la implantación de los ideales revolucionarios que formularon los filósofos.
    5º El final de las revoluciones es lo variable de las mismas. Casi siempre los líderes caen víctimas de su propio radicalismo y le suceden una generación de políticos pragmáticos que abandonan el radicalismo pero mantienen las ideas básicas. El segundo final es el convertir la revolución en una dictadura. De eso conocemos ejemplos suficientemente recientes.
    Por eso termino. En el caso del 15M no veo el comienzo de la revolución por ningún sitio. Ahora bien, no carece de valor, ni de valentía. Sirve para lo que habéis comentado, para despertar conciencias y volver a recuperar la “funesta manía de pensar” (acusación de los absolutistas a los liberales ante Fernando VII).
    En fin, a mi este movimiento me ha rejuvenecido. Eso tengo que agradecerle.

    • junio 1, 2011 8:58 pm

      Mi intención no era marear la perdiz, sino criticar el método por el que se sentencia la tesis de este post. Si el método ya me parece erróneo, imagínate el contenido… Estoy en desacuerdo con la postura de Aleix y con su método. Pero creo que llamar revolucionarios a los ‘Indignados’ no hace justicia ni al término revolución ni a los propios indignados.

      Algo se está cociendo, aún falta tiempo para ver que saldrá de ello. Pero la verdad, que me parece fabuloso que por fin mucha gente haya tomado la palabra. Por ejemplo, el día de reflexión de las pasadas elecciones, poor fiiin ha sido de verdad un día de reflexión…

      Sin la gente una sociedad no existiría. Sin la gente un sistema económico no se daría. Sin cada uno de nosotros, ni los ricos serían ricos, ni el dinero tendría valor.

      Saludos

  8. junio 2, 2011 6:52 pm

    Gracias a todos por participar, todo esto es muy enriquecedor…

    Cuestión filosófica

    Ok, dejemos la cuestión más filosófica. Sólo quería decir una cosa última a letrasamontonadas:

    Dices que el mal está en el poder y nos ha acabado haciendo malos. ¿Puedes explicarme cómo? ¿Cuándo fue la primera vez? ¿Se retroalimenta? ¿Cómo cambiarlo?.

    Yo digo que el mal es inherente al ser humano porque el mal nace de no tener satisfechas la gran cantidad de necesidades que la sociedad moderna (y nuestra naturaleza primitiva) nos exige. Y es esta insatisfacción la madre del deseo vanal.

    Cuestión política

    Yo creo que lo que se está dando es una revolución un poco atípica. Pero no sabría etiquetarla de otra forma. Es una revolución a fuego lento.

    Conjuntbuit, yo no me refería a la represión de las porras cuando dudaba de ellos. Me refería a sacrificar algo más.

    He hecho una nueva reflexión en mi blog por si tenéis curiosidad: http://transformandoelinfierno.wordpress.com/2011/06/02/creyendo-en-nuestros-revolucionarios/

    • junio 2, 2011 8:26 pm

      Sólo por el título de los dos posts… alguien puede creer que eres un chaqueteroo!

      Jajaja!

      Saludos y buenas intenciones con esta reflexión!

      • junio 3, 2011 12:32 pm

        jajajajaja! hombre, no. Procuro tener la mente flexible aunque cuesta. El próximo post será “Cagándome en nuestros revolucionarios”, ya verás jajajajja

        Lope de Sosa, estaba pensando que si estuvieras de acuerdo podríamos publicar el comentario que has hecho sobre las condiciones para una revolución. Es de lo más interesante y pertinente.

        Salud!

  9. junio 5, 2011 11:11 am

    Gracias Aleix. Disponed del comentario como gustéis. Si lo publicáis, podéis darle unos pequeños retoques literarios. Ya sabes, palabras redundantes, retoque de frases, y esas cosas.
    Saludos a todos.

Trackbacks

  1. Dudando de nuestros revolucionarios | Wiki colaborativa Pedia
  2. Creyendo en nuestros revolucionarios | Transformando el infierno, reconceptualizando la experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: