Skip to content

El aire infernal

mayo 15, 2011

La Capa Negra,

de gran robustez, de fluida y cambiante envergadura,

sin espalda ordinaria que pueda soportar

la violencia de su ondear flagelante.

 El Viento que la impele con tanta grandeza

es algo más que aire. Es aire que merece serlo.

 

¿Quien se atreve con este Remolino infernal?

 .

Fuego frío que deja congelados a los más cobardes.

¡Cuántos por su intensidad han olvidado

la existencia de la paz!

Inconscientes como nubes que se evaporan

y abortan su destino, no aceptándose,

sirviendo a un Sol que evapora lo evaporado,

 .

quedándose sin el desahogo del llorar…

 .

Nubes…

humildes, cariñosas, amantes de la vista sensual

a dos palmos

y una caricia…

 .

¡Remolino infernal!

¡Remolino de Fuego que no siempre congela!

Fuego que agudiza vivamente a los más íntegros.

¡Ai! ¡Pocos cuento que han podido poder!

.

Fénixes amables, conscientes,

ingenuos que al dar lo han tenido todo en sí.

No dan sino comparten la abundante necesidad.

Han escrito que la ceniza no puede hacerse cenizas

y que el vapor no puede sino no dejar de

evaporarse…

Todavía esto ahora no ha cambiado.

 .

Fénixes que son gotas sublimes

hechas de recuerdos

y de sueños

¡de materia prima para vivir!

 .

Gotas que no pueden ser sino Una

¡tan propiamente agotadas!

¡hechas polvo!

cuán satisfechas están de asegurar un pasado,

un pedestal de puro mármol brillante

que refleje la magia de la luna llena.

 .

¡Cuánto amor concentrado!

 .

¡Son pocos los que se desintegran

en la posibilidad de no contarse!

 .

¿Tan difícil empresa es llegar a ser lo que se es?

¿No es tiempo suficiente la eternidad?

Libremente tenemos tiempo, para todo…

Para ser gota y ser nube.

Siempre agua, húmeda.

Ser uno mismo para serlo todo.

Esencialmente existente.

No querer sino nadar en uno mismo,

dejar la nada fuera de uno mismo.

Siempre fuego, viviendo por primera vez,

ardiente de deseo,

asegurando ¡un nadar bien cálido!

.

Sólo unas espaldas

pueden lucir la Capa Negra

y…

sólo unas manos pueden vestir tan delicadamente

a quien…

¡no sabe ponerse ni una capa!

 .

¡Cómo si no iba a ser íntegro quien

tiene capa alguna fuera de Él!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: