Skip to content

Relato (Fragmento)

marzo 20, 2011

“Crimen & Alevosía en el Batalán”


Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.”

Victor Hugo

Estoy ante el ordenador, jugando al poker. Suenan de fondo los gritos desgarrados de ‘Strange Fruit’ con la voz de Nina Simone, y no puedo evitar pensar en la crueldad del ser humano. En cómo veo pasar mi vida y la de los demás diluyéndose en escenas repetidas, en cartas que se reparten de forma automática. El sentido de la vida se perdió hace mucho, cuando dejamos de amarnos a nosotros mismos para amar aquellos constructos que poco tienen de naturales.

Juego casi sin prestar atención. En semejanza a un chorro de agua, se me escapa entre los dedos, entre cada click, la certeza de un lugar mejor. Perdí la esperanza hace mucho. Ahora sólo me queda fantasear con aquello arrebatado, la humanidad. Pasan las horas lentas y pesadas. El repeat de mi equipo de música me ha dejado atrapado en la, ahora deprimente, atmósfera etílica que hace horas empezó. Esos gritos se han metido en mi alma, aumentando la necesidad de mis ojos en usar el lacrimal. Pero no es algo físico sino emocional lo que el cuerpo reclama.

Una llamada al móvil, rompe el ambiente. Lo miró, al no reconocer el número decido no cogerlo. Vuelven a intentarlo. Esta vez, subo el volumen de la música, me echo hacia atrás en mi silla, y la angustia suspira por mí. Mundo, no existo sino dudo. Mundo, déjame a un lado mientras haces de las tuyas con todos. La partida ha acabado para mí, ya no tengo más saldo.

Unas horas después, no sé cuantas, enciendo la televisión. Sin esperanzas de encontrar algo interesante. Pongo las noticias y automáticamente aparecen imágenes de las batallas de los hombres por dominar el mundo. Sería demasiado largo enumerar el número de guerras y enfrentamientos que tienen lugar por todo el planeta. Un cigarro se ha consumido en el cenicero mientras miro atónito un anuncio de las noticias donde se anima a la gente a comprarse un doble. Una iniciativa de la empresa líder del mercado, Humanity Society Corporation. Ello consiste en comprar, literalmente, a una persona para que haga por ti las cosas que no quieras llevar a cabo en tu vida diaria. El esclavismo ha vuelto, esta vez, camuflado en lujo consentido. El desagravio de las matanzas en países oprimidos. Ahora pueden escoger sus pobladores, ir a las grandes ciudades del planeta a servir a quien les compre, o gozar de una breve vida en sus respectivos países de origen. Es asombrosa la capacidad del ser humano en volver cada vez más deleznable el sentimiento de pertenencia a una especie.

Justo cuando iba a apagar la televisión, indignado, escuché de refilón la noticia de que al día siguiente se otorgaban los premios literarios del Círculo de Bellas Artes de Barcelona, y recordé que no hacía muchos días había recibido una sorprendente invitación por carta al mentado acto. Nunca asistía a estos eventos, pero medio borracho y colérico por dentro, decidí que esta vez iría. La única vez en que asistí, fue cuando recibí uno de los premios, el de ‘escritores revelación’. Aunque después de aquello, hace ya unos cuantos años, la única revelación fue que nunca más volvería a escribir.

 

(Continuará…)

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: