Skip to content

Japón tiembla

marzo 16, 2011

Mientras que en Barcelona 103 litros por m2 -caídos en un día- provoca el caos, en Japón ha sucedido una catástrofe capaz de hacer girar la vista internacional del conflicto líbio al miedo a la hecatombe nuclear.

Japón ha temblado con una fuerza capaz de llevar a la ruina a uno de los países más industrializados de mundo, aunque también uno de los más afectados por la crisis financiera. Pero este no es el problema de la situación, ya que el país nipón demostró de sobras que podía hacer frente a cualquier terremoto de alta intensidad… el gran problema ha sido la emergencia nuclear que ha provocado las constantes réplicas y el tsunami que puso en jaque los sistemas de protección de los reactores nucleares.

 Pero no es el momento de ponerse catastrófico ni apocalíptico. Desde Chernóbil la seguridad ante estas situaciones se ha mejorado, aunque en caso de haber una explosión en la central nuclear de Fukushima puede suceder que, tal como ha dicho el comisario europeo de energía Günther Oettinger, se inicie el apocalipsis. ¿Porqué?

Una explosión atómica de tal magnitud puede modificar el eje de la Tierra 10cm. Aunque parezca una miséria, un cambio en el eje de nuestro mundo hace variar competamente las corrientes marinas, y por consecuencia, las corrientes de aire, modificando el clima mundial. Eso puede producir una desertización o una glaciación. Aún así, todo esto son posibilidades ha estudiar, ya que el mismo Oettinger ha reconocido que su discurso alarmista ha sido producto de un discurso político fruto del hecho que está en campaña electoral.

Otra cuestión que ha llevado a los estados a discutir es la seguridad de sus propias centrales nucleares, llevando a Alemania, por ejemplo, a cerrar todas sus centrales abiertas durante los años 80. Pero lo que se debería discutir realmente, y se intenta obviar, es si realmente la energía nuclear es de las más seguras del mundo o si se tiene que empezar a plantear el cierre de éstas paulatinamente. En España hemos tenido en los últimos años varias situaciones que nos deberían hacernos plantear que puede llegar a pasar si nos encontráramos en una situación similar a la de Japón. Las tres centrales catalanas han tenido fugas, cierres por fallo en el reactor, cierre por problemas con la entrada de agua… y todo eso sin que haya pasado ningún fenómeno sísmico.

Estas situaciones extremas en que la naturaleza muestra su fuerza nos tiene que hacer reflexionar. Sólo repetiré lo dicho: Barcelona es el caos cuando llueve… no quiero imaginarla con un terremoto de la escala 7.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. marzo 16, 2011 3:08 pm

    Barcelona es el caos cuando llueve, con la famosa nevada del año pasado la ciudad quedó paralizada… si ocurriese un terremoto de tales dimensiones yo tampoco quiero imaginar cómo lo viviríamos, aunque claro… hay que decir que Japón está totalmente preparado y acostumbrado a vivir terremotos desde bien pequeños, eso sí, para algo así nadie en el mundo estaba preparado. Parece ser que la madre naturaleza la ha tomado con los nipones y esperemos que en la medida de lo posible se puedan controlar esos reactores nucleares aunque parece ser que cada vez la situación es más desesperada y las últimas noticias informan de que los operarios han pasado de 50 a 180 (gente que se está jugando la vida, no lo olvidemos) y la lucha por enfriar la central abarca ya todos los medios posibles.

    Al menos, esto ha puesto en marcha a Europa para revisar las centrales de nuestro continente y plantearse la seguridad de éstas ¿por qué siempre esperamos a desastres así? ¿y si hubiese ocurrido aquí?

    Esperemos que no se produzca un desastre nuclear mayor del ya ocurrido.

    Seguiremos con la mirada puesta en Japón y Líbia.

  2. marzo 16, 2011 3:27 pm

    Y una cosa más…

    ¿cuál es la situación realmente? Según el gobierno japonés todo esta controlado a pesar de las continuas fugas y explosiones, mientras que en la prensa internacional la situación es gravísima. ¿a quién creemos?

    • marzo 16, 2011 11:08 pm

      Después de ver lo que pasó en Chernobyl casi mejor no hacer caso ni a unos ni a otros.

      En aquel caso, el gobierno ruso enmascaró los resultados sobre la radiación hasta que la presión internacional obligó a tomar nuevas mediciones de como estaba la situación. Los resultados fueron espantosos. Los habitantes de las poblaciones colindantes únicamente recibieron órdenes de permanecer en sus hogares y procurar no viajar para dejar las carreteras libres al ejército. Lo cual les condenó a sufrir las reacciones a dicha radiación. Con los años se supo que aún eran mucho peores aquellas mediciones del volumen de la radiación, y todavía hoy se está pagando.

      Esperemos que en Japón se dejen de egos nacionalistas (como el de aquella URSS en plena guerra fría con los EEUU) y pidan la ayuda necesaria para sufragar algo tan serio y mortal como la energía nuclear ‘sin control’ (que existan explosiones en el núcleo de un reactor nuclear es indicio de que no tienen control sobre él), aunque poco remedio. A no ser que se desaloje a todo ser vivo de la zona de seguridad. Algo imposible, y por tanto, un caro precio en valor natural perdido por los juegos humanos con la energía.

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: