Skip to content

Oscar 2011: En el mar de la tranquilidad

febrero 28, 2011



 

Los oscars de este año se van sin hacer ruido ni conceder momentos de sorpresa en los espectadores. La gala conducida por la atípica pareja de James Franco y Anne Hataway era parecida a la melodía que producen las olas con la mar en calma, previsible, serena y sin grandes acometidas y  por ultimo comedida en agradecimientos, (exceptuando a Natalie Portman).

La principal reflexión de esta gala versa sobre las películas perdedoras, pues como Hollywood intenta demostrarnos año tras año, la distancia que marca el Atlántico entre Europa y EE.UU es equiparable a la de crítica europea y Academia estadounidense. La critica apostó por los estándares de dirección que con soberbia hacían de una obra conocida como era Valor de ley de los hermanos Cohen, en una historia original mientras que “la Academia” se decantó por una historia original que sumaba elementos de irreprochable calidad que funcionaban por si solos sin la intervención de una mano firme. De todos los oscar concedidos, en su mayor parte previsibles, viendo el devenir de otros festivales, es una pena que se concediera el oscar al mejor director a Tom Hopper en perjuicio de David Fincher o Los antes mencionados hermanos Cohen. Por lo demás no discrepo en ninguno del resto de galardones. Bardem fue arrollado por la ola de galardones y la buena interpretación de Colin Firth en el Discurso del Rey, la gran ganadora de la noche. Lo de Natalie Portman era de esperar por otro lado, esta actriz portentosa ya había dejado boquiabiertos a crítica y publico con su soberbia interpretación en el Cisne Negro, posiblemente el oscar que menos se pueda discutir. Melisa Leo, brillaba a la misma luz que Christian Bale en The Fighter, ambos eclipsaron al resto de actores de reparto consiguiendo sendas estatuillas. La mejor película extranjera fue para En un mundo mejor, tan sonaba tanto para los oscars que en ocasiones mas parecía ser una película autóctona que danesa.

Repito que no era nada sorprendente la entrega de premios y menos la de mejor actor y actriz dada la política Hollywoodiense de premiar a los actores con papeles que ponen de manifiesto de forma descarada discapacidades, este año ha tocado a la tartamudez y la esquizofrenia, otros años fueron los de Mi pie izquierdo, Forrest Gump, Rain Man etc. El toque de pimienta lo aportó Kirk Douglas con su entereza pese a su edad y sus tablas en espectáculos como el de la madrugada del lunes pasado. Se nota que al decano del cine americano, si me permiten la comparación, se puede permitir a estas alturas de la película, saltarse el guión. La gala tras estas apreciaciones, pareciera que quisiera ir más en consonancia con lo previsible para no disgustar a nadie, Hollywood con muestras como esta, relega su protagonismo y debate al rumor de las olas de un mar de tranquilidad.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: