Skip to content

¿Ha llegado la filosofía a su fin?

febrero 22, 2011

A Debate

Sí o no. Postmodernismo o El Resto. De las varias cuestiones que las corrientes filosóficas discuten, ésta es la que a mi parecer marca una línea entre un tipo de pensamiento y el resto. Esto quiere decir que no hay tanto una división entre Analíticos y Continentales, sino más bien entre postmodernos y el resto de filosofías  ¿Por qué? Por la respuesta de la cuestión del título.

Dentro de la llamada Filosofía Continental hay diversas visiones contrapuestas. Habermas, por ejemplo, nunca ha aceptado el final de la Filosofía. Sólo el Postmodernismo parece dar por hecho el fin del discurso filosófico. Esta visión viene dada desde Heidegger cuando explicó que el final de la Metafísica era el final de la Filosofía en la época presente ¿En qué se basa para afirmar esto?

Desde Parménides, y antes, el pensamiento giraba entorno a una cuestión a responder, la pregunta por el Ser, la ontología, la metafísica. A medida que se desarrollaba el pensamiento alrededor del Ser, surgían nuevas cuestiones a responder, nuevas reflexiones donde enfocar el pensamiento, como ahora la política, la estética o la epistemología. Aún así, todas las reflexiones se veían influenciadas por la visión de cada época sobre el Ser. Un ejemplo de esto es el gran cambio que se produjo en Descartes, que modificó la cosmovisión e inició la Modernidad. Pero aún así, la Modernidad seguía siendo una respuesta, seguía mirando al Ser, aunque fuera el hombre mismo.

Este es uno de los tantos itinerarios propuestos por el Postmodernismo. El nihilismo radical anuncia la muerte del pensamiento desde otras perspectivas, como ahora el poco peso del discurso filosófico en la sociedad Occidental. También se dice que la Filosofía no tiene sentido en la actualidad desde la visión de que el progreso ha acabado con ella: desde la Ciencia. El discurso de la Ciencia tiene, desde Kant, mayor peso e influencia en la sociedad dejando a la Filosofía como una forma más de hacer literatura.

Con el propósito de iniciar un debate candente en los círculos filosóficos, he expuesto por encima los diversos criterios que llevan a algunos a pensar en el fin de la Filosofía. Para posicionarme en alguno de los dos lados añadiré mi reflexión: Se ha llegado a un fin de la Filosofía en términos clásicos, es decir en la búsqueda de respuestas sobre cuestiones diversas. La Modernidad supuso un fin y el inicio de nuevos pensamientos, visiones. Si seguimos anclados en la creencia que todo es superable y así nunca se termina, nos estaremos equivocando, ya que sólo cortando de raíz y creando de nuevo, lejos de unos cimientos ya caducos, podremos reinventar una nueva visión del mundo lejos de girar sin parar entorno al Ser. La Filosofía ya no puede ser Metafísica.

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. febrero 24, 2011 1:26 pm

    Yo creo que la muerte de la filosofía es la crónica de una muerte anunciada desde hace bastante tiempo. Me explico muy brevemente.
    Ante todo, para abordar la problematización de un saber (académico) como la filosofía, a ésta debemos cogerla desde donde emerge su producción, dicho en lenguaje kantiano, desde sus condiciones de posibilidad. Su condición de posibilidad está inserto en una relación productiva (económica, política, social, educativa, etc.) que es el modo de producción capitalista. Es más, todo saber académico es una subsunción de esta relación primera. Esto no significa que de ella misma, como de otro saber, no emerjan resistencias, novedades, incluso, que van en contra de la relación dominante, ya lo vemos en las librerías, la mayoría de obras políticas y filosóficas tiene un enfoque altamente crítico contra el capitalismo existente y es bueno que sea así, no?. Ahora bien, dentro de estas coordenadas en que estamos insertos, creo que es imposible salvar un saber tan universal como la filosofía, la dinámica economicista de la relación dominante (rentabilizar el capital lucrativo antes que todo) no necesita un saber vago, especulativo, que busca una reflexión constante, crítico, inconformista, que no termina por especializarse en nada concreto, es decir, no termina por quedarse quieto nunca. Dentro de la lógica del economicismo, la filosofía queda para el ocio, como hobbie, como pasatiempo, como mucho, no puede ser legitimada, pues, atenta contra la estabilidad (de la relación dominante) constantemente. Se me dirá: ¿Y cómo las ciencias duras si pueden sobrevivir? Bueno, eso es relativo, más bien pueden o se les permite sobrevivir siempre y cuando una gran parte de su esfuerzo se instrumentalice en pos de especializar el modo de producción bajo el capitalismo. Un ejemplo notable de ello fue la “revolución industrial” o la misma “revolución tecnológica” de la cual somos herederos; se nos prometió que gracias a la tecnología casi que se acabarían las penurias de trabajar, “por fin, seríamos libres”, “el fin del trabajo”, de ehcho, en el periodo de entreguerras, el mismo Keynes tenía la convicción de que el desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo (anti-rentista) en 3 o 4 décadas más el hombre tendría que ocuparse de qué hacer con su tiempo libre, ya que no seguramente dejaría de trabajar. No necesito explicar en que acabo, nosotros mismos somos la prueba de ello (incluso ahora se nos pide “trabajar más” para salir de la crisis…). Con esto no estoy diciendo que la promesa (esta es la gran promesa moderna y no la de Descartes) se haya traicionado, al contrario, más bien, es el saber científico el que se ha traicionado. ¿Por qué? porque -creo yo- bajo una relación expansionista, economicista, un modo de producción que busca -porque lo necesita, porque sino no sobreviviría- la rentabilidad ante todo y no el bienestar general es imposible compatibilizarlo con el progreso humano(biológico, ético, filosófico, histórico, pedagógico, en fin, científico.)
    ENtonces, preguntarnos si la filosofía ha llegado a su fin, más bien exige un cuestionamiento mucho más global: ¿Es posible seguir enseñando la ciencia(en el sentido del saber humano progesivo que busca el bienestar general no sólo del humano, sino, también, ecológico)bajo las condiciones que permite el capitalismo en el que estamos insertos?

    Un saludo,
    f.c.

  2. Rodolfo Plata permalink
    febrero 26, 2011 2:22 pm

    LA FALTA DE CONGRUENCIA DE LOS DOGMAS CON LA REALIDAD, ES LA CAUSA PRINCIPAL DE QUE GRANDES MULTITUDES ABANDONEN LAS IGLESIAS Y SE OPONGAN A LA ENSEÑANZA RELIGIOSA EN LAS ESCUELAS LAICAS. La modernidad ha dejado al descubierto el engaño de la religión de creencias que impone dogmas que no se puede comprobar aduciendo falazmente que son palabra de Dios, a efecto de manipular a las multitudes. El nihilismo generalizado de la post modernidad, provoca que las multitudes que abandonan las Iglesias alimenten las corrientes metafísicas de la Nueva Era. Esto es lo que expresa Nietzsche al decir “Dios ha muerto”, nosotros lo matamos. El ataque de Nietzsche a la teología fantástica, sus falsos valores y la moralidad de esclavos que promueve el judeo cristianismo; posiblemente sea uno de los ejes que sobre los que gira el pensamiento de la modernidad y post modernidad abriendo el reconocimiento de una transformación de la conciencia que eventualmente nos llevará a alcanzar la trascendencia humana o supra humanidad patente en Cristo. http://www.scribd.com/doc/48104400/Nietzsche-y-La-Lucha-Contra-El-Judeo-Cristianismo-Por-El-Cristianismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: