Skip to content

Cuando los ritmos nos reclaman atención a gritos

febrero 13, 2011

Sonoridad Desordenada

Hoy comienza esta nueva sección “Sonoridad Desordenada”, donde hablaremos del mundo de la música; de los ritmos o sonidos que inundan nuestra vida brindándonos el ‘arte de las musas‘ y haciendo de la existencia un lugar más agradable en su compañía.

Y dentro de esta sección hoy voy a realizar una introducción sobre los mensajes que la música manda al exterior, en este caso en forma de gritos al cielo por aquello que nos entristece y encoleriza, por aquello que nos hace tener vergüenza ajena de la raza humana.

A partir de unos ejemplos daremos un paseo por la injusticia en el mundo, por la crueldad y lo nocivo que puede llegar a ser el humano hacia el planeta y sus semejantes. Parece mentira que después de ver cientos de documentos del calentamiento global, de las guerras, o las desgracias que provocamos (el racismo, el hambre, las enfermedades, la contaminación, etc.) sigamos nuestras vidas como si no pasase nada; haciendo las mismas cosas que siguen emborronando nuestra historia y nuestras acciones presentes.

Si la música es considerada como los ritmos del alma, nuestras almas deben estar muy sordas o tener muy poca memoria.

La música es capaz de ensalzarnos hasta momentos íntimos irrepetibles, de llevarnos a un lugar que parece que podamos estar solos (nuestra guarida), de hacernos sentir cosas que en nuestra vida diaria no lleguemos a sentir. Pero después de esos momentos, ¿qué sucede? ¿Cae al olvido todo aquello que sentimos, que oímos?

La música protesta se considera tal desde la década de los 60 del pasado siglo. Nace unida esta canción protesta al momento en que ideales como los que defendían movimientos como el hippie o revolucionario cogían mayor importancia. La gente empieza a tener acceso a la información y el conociminento de forma global, ya no pueden esconderse según que cosas. Al principio, destinado este ámbito a los cantautores y por ende a la música de cantautor, poco a poco fue extendiéndose a los más variados estilos musicales y diversos artistas.

Hoy, encontramos que son muchísimos y variados los cantantes o grupos que no pueden dejar de enviar esos mensajes al resto del mundo. El mundo los escucha, nos invaden y emocionan estos sonidos. Nos hacen saber cosas en las que no pensamos o ni conocemos, nos explican de alguna manera que existen sucesos que merecen nuestra condena, nos muestran una realidad triste, injusta o incluso ofensivamente consentida.

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.”

Victor Hugo

Veamos unos ejemplos.

Violeta Parra nos demostró que el mundo merece unos pobladores más responsables, más unidos al amor por nuestros semejantes y nosotros mismos que el odio que impera. La vida y la existencia como el mayor de los tesoros, y no como el sufrimiento “postmoderno” que se engancho a nuestros pesimistas carácteres. Violeta, hija de unos padres indígenas y artistas, creó sin cesar su peculiar forma de ver el mundo desde una inocencia y un delicado amor por la existencia que hizo que el mundo se sobrecogiera con su arte.

Otro turbador mensaje lo encontramos en esta versión de Nina Simone. Cantante afroamericana totalmente identificada con el movimiento de protesta contra la opresión del pueblo negro, contra el racismo y la injusticia que éste sufrió, y todavía hoy sigue sufriendo. Dedicó toda su carrera en luchar contra esa situación, y murió luchando por ello. Esta canción que canta en este vídeo titulada “Strange Fruit” pertenece a la cantante afroamericana Billie Holiday, donde nos cuenta los ahorcamientos y el maltrato del pueblo negro.

Uno de los más reconocidos dentro de este género es Bob Dylan y muchas de sus canciones, en especial las más conocidas como “Hurricane” o “Blowing in the wind“. Otros casos serían aquellos que denunciarían la guerra (en este caso Vietnam) como “Gimme Shelter” de los Rolling Stones, o “Civil War” de Guns N’ Roses. “Abrazado a la tristeza” de Extrechinato y tú, o “Uprising” de Muse. Desde aquí, quiero hacer un llamamiento a que se escuchen estas canciones, pero no sólo eso, sino que grabemos estos mensajes en nuestra retina y en nuestra memoria, y vivamos con ese mensaje como con la canción en cuestión.

Son muchos los que quisieron poner el grito en el cielo denunciando lo  malo del ser humano, sus expresiones más deleznable y las grandes injusticias de aquellos que no se merecen la etiqueta de seres. Espero en el futuro seguir adentrándome en este mundo de protesta y mostraroslo al resto.

Para acabar os dejo con otro mensaje de esperanza en lo humano de manos de aquél que escribió casi todas sus canciones buscando eso mismo, un mundo mejor.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: