Skip to content

‘El Mono y la Tierra’

febrero 7, 2011

Hoy sale a escena una nueva sección dentro de Humor. Se trata de “El Mono y la Tierra” en honor a la famosa serie  Félix Rodríguez de la Fuente y lo que nos enseñó de la fauna. Hoy me veo rodeado de tanto animal que no puedo hacer otra cosa que seguir los pasos de aquél que marcó a toda una generación enseñándonos ese peculiar mundo animal al que pertenecemos. Una única recomendación es leer este texto poniéndonos en la piel del creador de aquella maravillosa serie, es decir, poniendo voz de Félix Rodríguez de la Fuente.

Los Políticos


Una raza que bien debería estar en peligro de extinción desde las aperturas de los mercados liberales, pero la cual parece resistirse. El político, inmerso en su adaptación al medio, ha pactado y negociado bien con el depredador privado para garantizar su supervivencia. Esto lo ha conseguido gracias al costoso precio de su sumisión ante él.

Animal de complicada socialibilidad, que procura protegerse en sus pequeños grupos familiares para preservarse con sus prácticas y costumbres. Esto le hace un animal difícil de encontrar por la geografía mundial. El político es un animal semi-nómada, que en ocasiones emigra casi por diversión, mientras que al mismo tiempo, es propenso a buscar una madriguera en los altos barrios de las ciudades.

Si nos adentramos en sus hábitats vemos cómo, a primera vista, se nos muestran hostiles, pero que cuando podemos observarlos desde la sombra en sus atípicas reuniones con sus semejantes, éstos acostumbran a practicar todo tipo de actividades que les son propias: fiestas, borracheras (no están fuera del alcance de alguna droga, hemos podido experimentarlo), camuflándose (una cualidad de la especie para pasar inadvertido, o llamar la atención), cantando o durmiendo, etc., etc…

Dentro de esta familia de homínidos los de hay muy variados. Los hay raros, como el especímen fotografiado abajo (observen esos ojos asombrosos que le permiten ver a mucha distancia), los hay tan antiguos que nos recuerdan a aquellos gigantes que poblaban la tierra hace miles de años, los hay de comunes que pueden pasar desapercibidos en las noches más oscuras y en los días más claros, e incluso, encontramos algunos de muy ávidos y otros no tanto.

Otro factor que veremos en este animal es su afán por el apareamiento. El político inmerso en sus cuentas y números, deja rápidamente de pensar en ellas cuando una hembra se les acerca. Demostrando su poderío, el macho suele reclamar la atención de la hembra mirándola fijamente (Miren sino, como a la izquierda, impasible, el macho observa el paseo de la hembra alrededor de él. Observen también, como luce orgulloso el macho de la derecha después de reclamar la mirada interasada de las hembras adultas de detrás.), cortejándola a base de cartera. Al igual que en otras especies, encontramos expresiones sexuales entre ellos. En forma de entretenimiento, el animal político hace uso de esas técnicas en lo aburrido de su vida cotidiana. También es costumbre encontrarse a las hembras de estos especímenes intercambiando a semejanza de otras especies sus pareceres, sus problemáticas sobre los machos de la manada. La comunicación entre las hembras de la manada tiene al menos más sentido que la que profieren los machos, siempre en celo.

Ante todo, tengamos claro que estos poderosos animales tienen tanto poder como poco cerebro, y ese es el mayor problema de esta subespecie. Ya saben ustedes, darle poder a un tonto es muy peligroso.

El animal político se distingue por su capacidad de cometer errores y culpabilizar a otros, por cagarse en los demás si que nadie se oponga ni ponga remedio. Y aunque estamos ante un animal que no se deja ver con facilidad y que nos ha tenido muchas noches escondidos observándolos para poder mostrar esa vida ajena que tan poco conocemos, puede que en poco tiempo los veamos más. Por ejemplo, en la TV haciendo anuncios.

Seguiremos explicando los entresijos de la fauna que nos rodea y hace de la diversidad un mundo complejo y lleno de misterios por resolver.

 

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Lope de Sosa permalink
    febrero 10, 2011 7:46 pm

    Muy bueno tu post. Los políticos se prestan al humor por todo eso y por mucho más. Yo creo que, más que una especie aparte, son unos mutantes de la nuestra. Tienen todos nuestros vicios y virtudes pero sufren una mutación. Ocurre cuando por primera vez se sientan en una mesa de despacho y ven correr a su alrededor un río de dinero. Entonces, en virtud de no se cual propiedad de adherencia, se les pegan a las manos los primeros billetes y ahí da comienzo la mutación que termina conviertiendolos en lo que al final son.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: