Skip to content

Algeria, Túnez, Egipto…

febrero 2, 2011

África, ese continente que Occidente sólo piensa en él en cuestiones comerciales y turísticas ha vuelto la mirada de los medios de comunicación. El norte africano se esta revolucionando contra los poderes dictatoriales que han llevado a la ruina estados ricos y potentes. Primero Argelia, después Túnez y ahora Egipto  ¿Cuál será el siguiente?

Como se suele decir, aunque sea una redundancia, empezaremos por el principio. Argelia. En este estado rico en gas hay desde hace años una guerra civil abierta y silenciada por los medios, es eso que se nombra periodísticamente guerras silenciadas. Pero hace cosa de un mes los habitantes de Argelia se revelaron contra el gobierno de forma anónima, a causa de la subida del precio del trigo y el alto paro entre los más jóvenes. A partir de allí, empezó un efecto dominó entre los países vecinos. Aunque, en el caso de este estado, el resultado no fué del todo deseado por las masas a causa de dicha guerra civil silenciada.

Después llegó ese efecto dominó a Túnez, estado que siempre se ha considerado tranquilo por Occidente. De hecho, era hasta entonces el más estable. La revuelta en Túnez se produjo con una clara finalidad: hacer caer el régimen dictatorial que vivía opulentemente a costa de los ciudadanos. Tras una semana de revuelta, el ejército y la policía decidieron unirse a los manifestantes, ya que consideraron que la voz del pueblo era legítima.

Finalmente Egipto. El país de las pirámides ha estado durante una larga semana en manifestación continuada contra Mubarak, su presidente. La revuelta, a parte de ser producto de la necesidad económica, también llevó al pueblo a reclamar, por vez primera en toda su história, la caída del gobierno corrupto y una transición democráticamente limpia. Tal como sucedió en Túnez, tras las muertes, los saqueos, las manifestaciones, los heridos, los toques de queda ignorados por la población… el ejército decidió ponerse al lado del pueblo.

Estos tres países han hecho recordar a Occidente que el poder aún está en manos del pueblo y que la desesperación puede llevar a la revolución con tal de pedir una nueva sociedad más justa. El poder de los fusiles no ha podido acabar con la libre expresión. El bloqueo de internet y la red telefónica, tampoco. En África del norte hemos presenciado el espejo de lo que muchas personas querríamos, el fin de la corrupción de los gobiernos y el inicio de una nueva sociedad equilibrada… aunque la diferencia está en que, por ahora, la desesperación de las clases bajas no ha llegado a su límite. Pero aquello que ha llevado a estos tres países a la revolución, también le llegará a Europa ¿Por qué?

Hemos enunciado tres causas: El alto paro juvenil, la subida del precio del trigo (y los alimentos primarios) y los gobiernos corruptos.

La primera causa en España está más que presente, y hasta el 2012 seguirá subiendo, ya que las crisis financieras repercuten en la sociedad unos 4 años después. Lo peor, esta por llegar.

La segunda causa es más complicada de explicar. Desde hace tiempo los especuladores han dejado de invertir en el mercado inmobiliario, una necesidad básica de las personas, para invertir en el mercado alimenticio, una necesidad aún más básica. La economía capitalista es así, permite que unos pocos se enriquezcan con la desgracia de los otros. El crack del 29 fue causado por una gran cosecha de trigo que hizo caer su cotización, llevando a la ruina a muchos especuladores y a muchos agricultores. Ahora la cosa funciona diferente, yo soy un especulador y compro la cosecha de trigo del futuro a un agricultor. Como agricultor intentaré que la cosecha sea buena, pero que no sea demasiada para poder venderla a un precio digno. El especulador al mismo tiempo ya ha vendido esa cosecha a un precio más alto, ya que las acciones han subido… y así hasta hacer subir el precio de venda del trigo mucho más por encima de lo que cuesta realmente ¿Qué pasa entonces? Pues que el precio del pan se duplica y aquellas personas que no llegaban a fin de mes, ahora ya no puede ni alimentarse. Y esto es lo que puede pasarnos.

Sobre la tercera cuestión, solo recordaré el Caso Millet, Prenafeta y un nombre propio Berlusconi. A partir de ahí, considerad si nuestros gobiernos son del todo transparentes.

Para más información sobre la revoluelta en Túnez:

http://www.tv3.cat/30minuts/reportatges/1782/La-revolta-anonima

Anuncios
One Comment leave one →
  1. febrero 24, 2011 5:42 pm

    ¡muy interesante! Y ahora Libia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: