Skip to content

God Save The King

enero 28, 2011

 

Recientemente se ha estrenado en España la película “El discurso del rey” (The King’s Speech) basada en la vida del rey Jorge VI de Inglaterra. La trama toma como eje temporal la coronación del rey, que siendo duque de York y, por tanto, figura secundaria en la sucesión al trono, sale de su crisálida para transformarse en la gloriosa figura de monarca del imperio británico.

La cinta se suma al interés creciente de los biotopics sobre los personajes que participaron en el transcurso de los acontecimientos durante la 2ª Guerra Mundial (Into the Storm, El Hundimiento, Valkiria, Good…). Es remarcable la moda de mostrarnos personajes históricos, glorificados por la memoria histórica, en su dimensión real, con las debilidades propias del ser humano, empequeñecidos y abrumados por la carga que recayó sobre sus hombros. También es cierto que esta película consigue ese propósito a medias. Gracias a una radiografía exhaustiva del personaje podemos ver sus inquietudes, pasiones y debilidades, pero su papel en la historia, si ya de por fue nimio, queda reducido con esta película a una simple clase de logopedia.

Sin explicarla en demasía, la trama gira casi exclusivamente en el defecto fonético del duque de York, el mismo que padeció Demóstenes, consistente en una pronunciada (nunca mejor dicho) tartamudez. Los esfuerzos de Jorge VI por superarla con la ayuda de un especialista australiano, unidos a la coronación del mismo  tras la abdicación de su hermano Eduardo VIII, y las relaciones personales del rey con su entorno, terminan por cerrar el hilo argumental del film.

Jorge VI

 

Collin Firth

 

 

 

 

 

 

 

 

Al margen de la levedad argumental, el film, que recientemente se ha posicionado como primer competidor de La Red Social por la conquista del ansiado Oscar a la mejor película, tiene todos los factores para triunfar en tierras Hollywoodienses, Una gran dirección artística unida a un buen reparto surtido de estrellas consagradas. Por otro lado la película hace gala de una estética inglesa, pero con valores de superación personal muy del gusto del público norteamericano; solo es menester recordar todas las producciones galardonadas con el Oscar de la Academia a papeles de actores que interpretan una discapacidad,  como Mi pie Izquierdo, Forrest Gump, Rainman, etc. Por otro lado la alusión a valores éticos tan propios de la moral occidental como, la honradez, el patriotismo y la amistad le aportan los ingredientes idóneos de una superproducción oscarizable.

Sin desmerecer la cinta del director Tom Hooper, he de decir que nos encontramos ante una buena película sin grandes pretensiones. La estructura narrativa es impecable y el papel de los secundarios sublimes, con la pequeña excepción de Timothy Spall que, en mi opinión, no consigue igualar la magnifica interpretación de Wiston Churchill de Brendan Gleeson en “Into the Storm”. Por lo que respecta al resto, Helena Bohan Carter vuelve a brindarnos una actuación intachable junto con Geoffrey Rush. Mención aparte el papel impresionante de Colin Firth como protagonista, donde podemos comprobar una interpretación de la tartamudez bastante lograda y sin sobre-actuaciones.

Esta obra nos muestra un oasis alejado de los problemas más acuciantes del siglo XX, una superproducción que no se moja, que nos muestra la vida en la torre de marfil de unos monarcas que, citando a la película, son más actores que dirigentes de su país.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: