Skip to content

Grandes películas, pequeños decorados.

enero 21, 2011

 

Hoy hablaré de un tipo de película/serie con poca, una o ninguna localización, es decir, un ínfimo atrezzo o la ausencia total de decorado.  Son progenie del más antiguo de los entretenimientos, el teatro, fácilmente tasladables a este  y que, pese a su estatismo, juegan con el dinamismo y frescura del guión, consiguiendo mediante el clasicismo escénico y la simplicidad, ofrecernos productos bien pulidos y acabados. Hay innumerables ejemplos y muchos sobradamente conocidos, hoy pondré una muestra bastante significativa de los distintos tipos de obras con escenarios minimalistas.

Empezaré por las más obvias, las de escenario de reducidas dimensiones; En este tipo de películas priman los ángulos de cámara más aun si cabe que en el resto de propuestas. Utilizan la claustrofobia como enseñó el maestro Hitchcock, visualmente están condicionadas por su limitación de espacio y abusan de los planos contrapuestos y picados. La trama suele coquetear con el Thriller y se acostumbran a ejercer constantes giros de guión. Como ejemplos os traigo dos famosas, Burried estrenada justo hace un año en Sundance, y La cabina, de 1972.

Burried o Enterrado nos muestra la historia de un contratista militar americano destinado en Irak donde es secuestrado y enterrado vivo en un ataúd, su único modo de contacto con el exterior es un móvil con escasa batería. Toda la película esta rodada dentro de la caja, y es el dialogo y el guión vertiginoso los que conducen la trama de forma palpitante. Su director, Rodrigo Cortes, que se hizo ya famoso con su corto 15 días y la película El concursante, siempre opta por la innovación en sus propuestas. En enterrado, nos induce a la claustrofobia de manera magistral haciéndonos participes de la angustia sufrida por el actor Ryan Reynolds.

La cabina es ampliamente conocida por gran parte de la sociedad española de los años 70. Ésta película usaba el hilo conductor de una cabina telefónica, de esas que ya no existen por el implacable avance de los teléfonos móviles. En la cinta, el reciente fallecido José Luis López Vázquez, pasaba de la comedia a la desesperación y agobio mas asfixiantes, El estupendo Antonio Mercero rodó una intensa película para televisión, que hoy día sigue presente en el imaginario colectivo español.

Le Trou (la evasión), no se rueda íntegramente en un espacio reducido, pero si bien es cierto que gran parte de la misma transcurre en la construcción de un túnel de evasión por los presos de una cárcel francesa. Esta es posiblemente la mejor obra de Jacques Becker en la dirección, su gran virtud es precisamente su simplicidad, es la propuesta de evasión que os recomiendo para poder observar la simplicidad y sencillez del séptimo arte, que son a su vez dos de las virtudes que hoy día menos se estilan en el mundo del cine. La película de 1960, hace hincapié en los valores por excelencia franceses “Liberté, égalité, fraternité” en un entorno opresivo como lo son la cárcel y el propio túnel.

 

 

Una sola Estancia.

En estas producciones el espacio interpretativo se expande hasta el tamaño de una habitación, la acción busca mas la movilidad y los planos en diferentes distancias, se utiliza con bastante asiduidad los pequeños paseos de alguno de los personajes o cambios de ubicación en la habitación para reducir la sensación de agobio. Esta propuesta es una de las más versátiles en cuanto a temática, podemos encontrar dramas, melodramas o incluso películas de terror.

En la cama; Esta película chilena explora la relación de dos personas que se empiezan a conocer justo después de haber mantenido sexo en la habitación de un motel. Dos desconocidos con sus intimidades expuestas, inicialmente desnudos se irán vistiendo de secretos e historias desconocidas para el otro hasta darse cuenta de que pese a no conocerse en absoluto comprenden mas a la otra persona de lo que esperaban. Un escarceo de una noche por una habitación de hotel que recomiendo visitar.

En Terapia; Esta serie de la HBO, nos tranlada a la consulta de un psicoterapeuta que irá desenmarañando las historias de sus pacientes cíclicamente según los días de la semana, así pues el capitulo que corresponde a un lunes mantendrá sesión con un paciente determinado, los martes otro, y así, sucesivamente durante toda una semana, hasta volver a empezar, los capítulos son sesiones cortas de 25 minutos, donde el tempo y el guión se mostraran con mesura desvelando poco a poco una trama que hace de lo cotidiano lo excepcional, Todos los capítulos discurren en el despacho del terapeuta, en ocasiones muy excepcionales se producirá alguna escena corta fuera del despacho. Es interesante el constante uso de planos secuencias de larga duración, por ultimo comentar que es el hijo de Gabriel García Márquez, Rodrigo García, uno de los guionistas de esta serie inicialmente hebrea que han adaptado magistralmente con la figura de Gabriel Byrne como actor protagonista.

El corto es ámbito preferido para el uso de este subgénero de una única estancia, hay muchos ejemplos dentro de él, os comentaré dos; El tren de la bruja, corto español de Koldo Serra, donde muestran el nivel de miedo que puede soportar un hombre, y el corto dentro de la película Three… Extremes, el correspondiente a Park Chan Wook, Cut, que narra la historia de un perfecto director con una vida perfecta, secuestrado por un extra y torturado. Sin comentar más sobre el argumento, he de aplaudir el soberbio ritmo con el que nos sorprende el director coreano, mostrándonos una retahíla de situaciones cómicas y terroríficas con una rapidez indescriptible.

Sin Escenario. En esta categoría se inscriben las películas Dogville y Manderlay, pertenecientes a la trilogía de Lars Von Trier sobre los Estados Unidos de America. La principal característica de estos filmes es la ausencia total de decorado escénico; la accion transcurre sobre un suelo que imita a asfalto, con  líneas de tiza cual cadáver en la escena de un crimen. Y esta misma íes la que utiliza Trier para desenvainar las pasiones mas bajas del ser humano. Dogville es a mi modo de ver la mejor de las dos. En Manderlay se utilizan algunos elementos de decorado como escaleras y columnas, pero es Dogville la que sorprende por su historia original su igualmente original propuesta.

Casas con encanto.

Son películas donde la trama se supedita al terreno de una casa. Los personajes irán bailando en situaciones que les hacen permanecer en este escenario durante un tiempo estipulado, normalmente corto y sin cortes temporales, la acción transcurre en poco tiempo, un fin de semana, un  día, una noche, es uno de los subgéneros espaciales mas utilizados, para todo tipo de films, hoy no obstante, hablaré de dos que siguen la filosofía del escenario exiguo a pies juntillas.

El Angel Exterminador; Es un clásico del surrealismo grabado por Luis Buñuel en 1962 en su etapa mejicana. La película borda un impresionante cuadro de las clases acomodadas mejicanas, donde los asistentes a una fiesta quedan recluidos en la casa y sin saber porqué no pueden salir. La tensión irá creciendo y la transformación que sufrirán los convidados, en su estado de civilización, muestra una de las situaciones mas originales dentro del celuloide. Si bien es cierto que la película encierra una gran parte de carga ideológica de izquierdas, su visionado es obligatoria a todo aquel que quiera conocer un poco mas del arte de hacer cine.

La celebración de Tomas Vinterberg supuso la primera película de cine Dogma, un manifiesto creado por una serie de directores daneses en pro de la única forma que, a su entender, se debería hacer cine. Entre sus postulados se encuentra la ausencia de atrezzo o su minima expresión, para rehuir de los artificios que puedan desviar la autentica misión del director/guionista, contar historias. La celebración transcurre en un caserío danés, en el que una familia se reúne al completo para celebrar el cumpleaños de su patriarca. La historia esta cargada de tensión y un muy buen uso del guión, en detrimento de efectos estilísticos. Esta película supuso la revolución mas conservadora que se ha llevado al cine, pues pretendiendo innovar volvieron a poner sobre la tabla los cánones del teatro clásico, aplicados al cine.

Hasta aquí llega el repaso a todas esas producciones que ya sea por poca financiación o por la simple innovación, apuestan por la ausencia de decorados que puedan alejar al espectador del mensaje que se quiera transmitir, la historia que contar o el sueño que imbuir. Os invito a que pongáis las que se os ocurran y así completar este hilo con esas grandes películas con pequeños decorados.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: