Skip to content

Aristóteles, virtudes y conocimiento

enero 18, 2011

 

Para tratar este tema, lo haré a partir del fragmento de un texto de Aristóteles perteneciente a su libro ‘La Política’.

 “… no es la misma la prudencia la del hombre que la de la mujer, ni tampoco la fuerza ni la justicia, como creía Sócrates. (A) Hay una fuerza para mandar y otra servir, y lo mismo pasa también con el resto de virtudes. Esto hace más claro si lo examinamos por partes, porque se engañan a ellos mismos los que dicen universalmente (kathoulou) que la virtud es la buena disposición del alma, o la rectitud de la acción (ortopragein) o cualquier cosa que se le parezca. Hablan mucho mejor los que enumeran las virtudes como Gorgias (B) que los que las definen así. (C) ¿Se ha de creer que lo que el poeta ha dicho sobre la mujer se puede aplicar a todos: el silencio es un ornamento de la mujer, pero esto no va con el varón? (D) Dado que el chico es inamduro (atelés), es evidente que su virtud no es de él mismo en relación a él mismo, sino en relación a su madurez (télos) y su guía (hegoúmenon). (E) Igual que la virtud del esclavo no es en relación a su amo.”

 Texto Nº 30: Aristóteles, Política I, 1260ª, 21-33: Definición y enumeración. Todos y partes.

En primer lugar situémonos en el contexto de este fragmento. Aristóteles en esteu libro de su vasta obra con el nombre de Política, nos habla de cosas tales como: del origen del Estado y de la Sociedad, de la esclavitud, de los bienes; de la adquisición de éstos y la consideración práctica sobre los mismos; y del poder doméstico, capítulo del que viene este fragmento.

Resumamos, la administración de la familia descansa en tres tipos de poder: el del señor, el del padre y el del esposo, según sobre quién se gobierne, si sobre el esclavo, los hijos o la mujer. Sobre los dos últimos, se manda como a seres igualmente libres, aunque sometidos a una autoridad diferente, que es republicana (respecto a la mujer), o regia (respecto de los hijos). Una de las cuestiones que se suscitan es la de saber si al esclavo, aparte de actuar como instrumento y servidor, le son correspondientes algunas virtudes. Evidentemente, es necesario que posea algunas virtudes, aunque muy diversas de las que le corresponden a la mujer o a los hijos, por esto, el hombre libre manda sobre el esclavo de muy distinta manera a la que lo hace con los otros, estando éste absolutamente privado de voluntad alguna. El esclavo participa de nuestra vida, y no debe poseer virtud alguna más de la que le exige su esclavitud.

Pero centrémonos en las virtudes ya que el texto nos habla de ellas. En cómo se deben separar según la persona que las lleve a cabo, que su medida depende también del individuo ya que no se dan de igual forma en individuos diferentes, que su finalidad puede ser distinta, o incluso que la fuente de la misma virtud difiera.

 ¿Pero que entendemos por virtud? Pues tal cosa como el hábito selectivo que consiste en un término medio relativo a nosotros, determinado por la razón y por aquella por la cual decidiría el hombre prudente. En latín virtus, en griego areté. Para Aristóteles la virtud es una excelencia añadida a algo como perfección.

Cuando una entidad realiza su función propia, pero no de cualquier manera sino de un modo perfecto (entendamos perfecto como su correcto uso a la máxima potencia), entonces de dicha entidad decimos que es virtuosa o buena. Es importante observar que según este punto de vista cabe hablar de virtud en un sentido muy amplio (a diferencia del modo actual de hablar que restringe la virtud al ámbito de las costumbres y la práctica moral). Nosotros utilizamos la palabra virtud y bondad en ciertos contextos de un modo parecido al griego, como cuando hablamos de un buen cuchillo para designar el cuchillo que corta ―es decir que es capaz de realizar su finalidad―, pero no de cualquier manera sino bien.

Aristóteles de Estagira, Macedonia (384-322 a.C.)

 En la noción aristotélica de virtud son importantes los conceptos de naturaleza y de finalidad: la virtud de un objeto tiene que ver con su naturaleza y aparece cuando la finalidad que está determinada por dicha naturaleza se cumple en el objeto en cuestión. Aristóteles muestra en Ética a Nicómaco, que la virtud humana no puede ser ni una facultad ni una pasión sino un hábito. Que sea un hábito quiere decir que aparece no por naturaleza sino como consecuencia del aprendizaje, y más exactamente de la práctica o repetición.

 La práctica o repetición de una acción genera en nosotros una disposición permanente o hábito―de ahí que la tradición aristotélica hable de una segunda naturaleza para referirse a los hábitos― que nos permite de forma casi natural la realización de una tarea. Los hábitos pueden ser buenos o malos; son hábitos malos aquellos que nos alejan del cumplimiento de nuestra naturaleza y reciben el nombre de vicios, y son hábitos buenos aquellos por los que un sujeto cumple bien su función propia y reciben el nombre de virtudes.

En general llamamos virtud a toda perfección de algo por lo que podemos distinguir virtudes del cuerpo y virtudes del alma; pero en la ética aristotélica las virtudes estudiadas y que le interesan a este filósofo son las virtudes del alma, y en ellas distingue:

 A) Las virtudes que perfeccionan el intelecto o virtudes intelectuales o dianoéticas.

 B) Las virtudes que perfeccionan la voluntad o virtudes éticas o morales.

 

– Veamos una tabla que nos lo mostrará de una forma muy clara: 

CLASIFICACIÓN DE LAS VIRTUDES

definición de la virtud

en general excelencia añadida a algo como perfección; buena disposición para el cumplimiento o realización perfecta de una inclinación natural
Tipos generales
Tipos generales VIRTUDES ÉTICAS VIRTUDES DIANOÉTICAS O INTELECTUALES
definición perfección de la voluntad; hábito selectivo que consiste en un término medio (entre el exceso y el defecto)relativo a nosotros, determinado por la razón y por aquella por la cual decidiría el hombre prudente perfección del entendimiento o razón en relación al conocimiento de la verdad; hábito que faculta para la realización del apetito natural del hombre hacia el saber

forma de adquirirse

la repetición, la costumbre

el aprendizaje, la instrucción

tipos

valor

templanza

liberalidad

ciencia

inteligencia

sabiduría

arte

prudencia

vicio por defecto

temeridad

intemperancia o libertinaje

prodigalidad

son tres formas de perfección de la razón teórica son dos formas de perfección de la razón práctica

vicio por exceso

cobardía

insensibilidad

avaricia

Virtud moral más importante:
JUSTICIA dar a cada uno lo debido

tipos de justicia

GENERAL O LEGAL

JUSTICIA DISTRIBUTIVA

JUSTICIA CONMUTATIVA

definición

conformidad a las leyes de la ciudad

reparto de bienes, derechos y obligaciones a cada uno según su mérito o demérito; en cierto sentido excluye la igualdad reciprocidad: cada uno debe recibir lo que ha dado o el equivalente; lo igual por lo igual

 

Después de tratar la forma en que Aristóteles separa las virtudes según la naturaleza a la que atañen las mismas, de cómo se dan y cual es su justa medida en el uso, Hemos de ver como en este texto crítica la forma de entender la virtud, desde Platón hasta los pre-socráticos. Crítica que para filósofos que creen que la disposición del alma o la simple rectitud de sus acciones sea la única baza necesaria para poseerla. Pero ni lo uno ni lo otro bastan, según Aristóteles, por si solos para retener a la virtud y su medido uso.

Así tenemos a Aristóteles que, con la visión teleológica del mundo que tiene, cree que en el hombre, para realizarse, éste debe buscar su bien supremo, su fin último. Y ese fin último que todo hombre busca es la felicidad. La dificultad surge al tratar de comprender en qué consiste la felicidad y de qué modo la podemos alcanzar. A este respecto él sostenía que la felicidad se encuentra en la virtud, en la perfección de la función propia del hombre, la razón. Como en el hombre hay una parte irracional, podemos dividir las virtudes en dos clases: virtudes dianoéticas (las propias de la razón) y virtudes éticas (las de la razón aplicada a los apetitos sensibles). La virtud ética es un hábito de elección que conduce a optar por el equilibrio entre dos extremos viciosos (medida justa). Es un hábito porque no basta con haber elegido una vez bien para considerarse virtuoso. La tendencia permanente a obrar correctamente se adquiere por una serie larga de repeticiones en la elección de lo correcto que genera en nosotros una costumbre. La razón es la que determina en cada caso cuál es el justo medio: éste no puede ser establecido por anticipado mediante una regla. Por ejemplo, lo que en una circunstancia determinada para uno sería valentía para otro puede ser temeridad (si decide realizar un acto para el que no tiene capacidad, fuerza, conocimiento o posibilidad alguna de éxito). La prudencia es la virtud que adquiere el hombre que ha elegido correctamente la medida justa en muchas oportunidades. La virtud ética suprema es la justicia. Pero la felicidad mayor se encuentra en las virtudes dianoéticas. La vida teorética (la vida contemplativa) es la más feliz y su virtud (la sabiduría) la máxima virtud. De todos modos una vida puramente contemplativa no es dable al hombre, quien se encuentra siempre requerido por cuestiones mundanas, lo que no impide que dicha vida permanezca como un ideal y ni que intentemos vivir según lo mejor que hay en nosotros.

Por lo que, la búsqueda de las virtudes en cada uno en si mismo, según lo que su razón y su recto actuar le guíe, será el camino correcto hacia la virtud, que por hábito se afirma, ya que en casos aislados no viene a darse en un individuo por una vez puntual. Puesto que no dirás del que tira bien en un momento concreto, y no es capaz de repetirlo en mil intentos más. Así que, la virtud base del recto vivir en este mundo debe ser entendida como lo que es y no de forma equívoca, nos diría Aristóteles en referencia a Platón u otros de sus predecesores.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: