Skip to content

Balada Triste de Navidades

diciembre 24, 2010

 

El pasado viernes se estrenó en las salas de cine españolas, Balada triste de trompeta,  triste también esta siendo su taquilla, ensombrecida en gran parte  por ese ciclón “cani” llamado 3 metros sobre el cielo, que  pulveriza la recaudación cinematográfica de estas fechas. También es triste la Navidad para el cine, pese a ser un momento en que las salas acostumbran a llenarse, el voto democrático del espectador español y el aluvión infantil que recorre las salas ensombrecen grandes películas como la de Alex de la Iglesia. Malos tiempos  vivimos en donde el consumismo desmedido, consume al buen cine español.

Al margen de esta disquisición, el ultimo proyecto de Alex de la Iglesia sorprende, emociona, impacta, y como es típico en su ya dilatada filmografía mete el dedo en la llaga, de especial forma en esta balada que, nos retrotrae a 1973 para mostrarnos el  “circo” del franquismo decadente, desnudo con todas sus vergüenzas expuestas. Los payasos del circo al igual que los payasos de la tele nos saludarán y nos llevarán de la mano para mostrarnos su peculiar triangulo amoroso.

Me he llevado una grata sorpresa con esta película. En ella, se nos muestra un collage de pequeñas ilustraciones fantásticas que pese a la crítica, que considera excelsas pero mal alineadas, me veo en la obligación de discrepar, ya que se puede achacar a una falta de visión de conjunto, pues si nos alejamos un poco y entrecerramos los ojos veremos el cuadro cohesionado cual pintura puntillista. No obstante Alex de la Iglesia nos tiene acostumbrados a la exageración en sus obras, como en El día de la bestia,  Balada triste de trompeta bebe de su hermana primeriza. Da la impresión de que el director ha soltado mano creativa y ha hecho su película más personal y menos atada convenciones estilísticas. Puede ser por su frescura rancia, o por su atrevimiento, el reconocimiento que se llevo en Venecia al mejor director y guión.

Es necesario hablar de su plantel positiva y negativamente; la nota positiva la dan los dos payasos coprotagonistas, interpretados por Carlos Aceres, y Antonio de la Torre, el primero hace su primer papel serio en el celuloide, el segundo ya asentado. El binomio hace una pareja tragicómica escalofriante. Carlos pone su candidez al servicio de la cámara y Antonio de la Torre, la “mala leche” en todas sus formas, la pareja se intercambia papeles, juegan a la tragicomedia más loca que recuerdo en mucho tiempo. Fantásticos. La nota negativa esta vez viene por parte de la joven actriz Carolina Bang que cierra el círculo amoroso. Su actuación desmerece al trío, siendo en ocasiones poco creíble e inexperta, para mi gusto su principal atractivo es el atractivo en sí de su persona. Salvo esta pequeña mancha, en mi opinión el resto del elenco desarrolla bien sus personajes haciendo una especial mención a  la  fantastica  interpretación de Santiago Segura en esta macabra comedia.

Os recomiendo enérgicamente ver esta atrevida película que rompe con todo lo antes visto, tocando temas tabúes del cine español, revisando nuestra historia reciente y  en sus 15 primeros minutos sublimes, levanta las costras de las heridas ya supuestamente cerradas durante la transición. No hay mejor forma de romper con estos tristes días para el cine, donde la película más mala y absurda rompe las estadísticas de la taquilla, que viendo este film. Romped con lo fácil, no alimentéis más a guionistas y directores de cine de usar y tirar.

Recomiendo leer el texto siguiente solo a las personas que ya hayan disfrutado del film, para poder visionar el texto pasar el ratón seleccionando el texto en blanco abajo expuesto. pasar el raton de puntos a puntos

………………………………………………………………….El film, hace una muy acertada metáfora de la vida de los dos payasos, que representan por un lado a fachas y rojos, el payaso triste simboliza al bando republicano, aquel que nunca puede sonreír, por otro lado el payaso agresivo muestra la cara cómica y violenta del bando nacional, maltratando y ultrajando a España, encarnada esta ultima en la figura de Natalia. El trío amoroso muestra de una forma descarnada la absurdo de la guerra y la posguerra, y como los dos bandos al borde del odio y extenuados, se reconcilian en un crudo final tras darse cuenta que han partido a España en dos. Alegoría esta ultima representada con la cinta roja cayendo de la cruz del valle de los caídos. Siento comentar la metáfora si os pareció muy obvia, pero me he encontrado con gente que después de ver la película no la apreció. No quería dejar de mencionar otro aspecto muy bello de la película, el paso del circo tradicional y la muerte de este para dar paso a los nuevos espectáculos de variedades. Viejos recuerdos de una época de la cual somos herederos. Un saludo y felices fiestas!………………………..

 


Anuncios
One Comment leave one →
  1. ojosfritos permalink
    enero 28, 2011 8:11 pm

    exelente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: