Skip to content

Réquiem por Edwards

diciembre 17, 2010

 

Como es tan habitual en nuestra sociedad, tras el fallecimiento de una gran personalidad, se sobrevienen múltiples recordatorios hacia su persona y obra, hoy hablaré de Blake Edwards, ampliamente conocido por ser el padre de la Pantera Rosa, cuya apabullante fama eclipso su carrera, sin desmerecer obras maestras atemporales como  El Guateque (The Party) y Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany’s), también es necesario recordar Días de vino y Rosas y La carrera del siglo (que pese a ser una gran película esta ultima, fue un fracaso en taquilla) en su amplia filmografía. Eminentemente cómico, supo como nadie cruzar el umbral del slapstick, abarcando todos los géneros.

El genero de la comedia, pese a ser denostado por los círculos críticos de la academia estadounidense, es el mas difícil de cultivar, hacer comedia es fácil, hacerla bien, no tanto. Los culpables del éxito de Edwards son a partes iguales su talento como guionista de situaciones hiperbólicas, y su alter ego cinematográfico, Peter Sellers, con el cual mantenía una relación de amor-odio, que le acompañó en sus años gloriosos como director. Las situaciones que Edwards plasmaba en pantalla establecieron los cánones cómicos en los años 50,60, y principios de los 70, consiguió desvincular en sus obras al musical como insistente acompañante del genero en los años posteriores. Supo darle alas, generar un tipo de comedia que roza la absurdez en algunas ocasiones, con un ingenio y maestría únicos para su época.

Hay que mencionar la casualidad como factor influyente, pues dos de sus mayores obras, las recogió por rebote, estoy hablando de Desayuno con diamantes, y Días de vino y rosas, en las que reemplazó a Frankenheimer en la dirección.

Comenzó como guionista de radio, para sumergirse en el mundo del cine como extra, poco a poco se fue abriendo camino hasta finalmente abarcar casi todos los aspectos del séptimo arte, fue guionista, productor, director, participó en televisión. A el le debemos muchos iconos cinematográficos del séptimo arte en el pasado siglo XX. Tristemente la fama de la pantera rosa, hizo que cuando obtuvo un fracaso en taquilla, recurriera a sucesivas secuelas de esta para mantenerse a flote. Seria imposible hacer un repaso a toda su dilatada carrera, en su haber tenemos solo como director nada más y nada menos que 40 películas, solo en cine.

Hay que mencionar el binomio que se creo entre las imágenes de Edwards y las composiciones magistrales de Henry Mancini, que llenaban a sus bandas sonoras, de ese toque sarcástico/melancólico que pulía los diamantes surgidos de la mente del cineasta. Entre otras, la inolvidable banda sonora de Desayuno con diamantes, obtuvo un reconocimiento tal, que hoy día mucha gente conoce el tema de Moon River sin ni siquiera haber visto la película, ni saber el titulo de esta canción.

Sin alargarme más, pues solo quería introducir la noticia de la muerte de este gran cineasta fallecido a sus 88 años, el pasado 16 de Diciembre. Os propongo escuchar Moon River que, a modo de réquiem nos trasladará, a la época que en mi caso, marco la sonrisa de mis padres, y en el caso de otros muchos fijó los estándares de vuestra percepción de lo “divertido”. Desde entonces se estableció un nexo de felicidad entre ambas generaciones que se ha transmitido de padres a hijos. Adiós Blake.

 

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Lope de Sosa permalink
    diciembre 18, 2010 12:55 pm

    Parece que el cine es un arte propicio a la velocidad, a la actualidad permanente. Por eso está bien, de vez en cuando, volver la mirada hacia el pasado y hacer algo de historia del cine, como en esta entrada. También es este arte estamos donde estamos gracias a lo que innovaron los que nos precedieron.
    Por cierto, ya me contarás como haces las palabras con hipervínculo. Yo es esto estoy bastante atrasado.

  2. Así hablo yo. permalink*
    diciembre 19, 2010 3:44 pm

    Creí necesario mentar la muerte de este director y hacer un pequeño homenaje a su persona, la memoria colectiva es injusta, y el nombre de Edwards, suele ser recordado por La Pantera Rosa, que pese a ser una gran película, eclipsa muchas otras en su haber. Trasladándonos al pasado comprendemos mejor el cine de hoy día. Como en todas las expresiones culturales, el cine, es heredero de su pasado, al que tiende a rememorar e imitar. Estas películas pese a no ser de mi generación, sirven de excepcional documento para comprender las mentalidades pasadas, y me acercan a los gustos de las generaciones inmediatamente anteriores. La que nos engendró, es una forma de conocer nuestra propia historia, ya que, tenemos el lujo de contar con un arte de apenas un siglo de duración. El cine es un vínculo muy fuerte con nuestro pasado más inmediato.

  3. Ari permalink
    diciembre 24, 2010 8:30 pm

    Me ha gustado mucho que dedicaras este post para recordar a este director, pues yo tampoco soy de esta generación pero soy heredera de ella y primero la pantera rosa marcó mi infancia, me parecian geniales los gags inteligentes de este gatuno rosa y desayuno con diamantes marcó mi adolescencia, siempre recordaré la gran escena final donde se reencuentra, a pesar de haberlos abandonado, con el gato, pobre tan mojado, y con su amante concluyendo con el mítico beso final… reiquem for Edwards

Trackbacks

  1. Réquiem por Edwards
  2. Réquiem por Edwards | Noticias - d2.com.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: