Skip to content

Los conceptos y la calidad del conocimiento

noviembre 18, 2010

“Cuanto más articulado y complejo sea el sistema de conceptos que utilicemos para dar cuenta de una parcela determinada de nuestra experiencia, tanto más articulado y eficaz será también nuestro conocimiento de la realidad derivado de esa parcela”[1]

Con este post, el lector con inquietudes epistemológicas podrá empezar a clasificar a sus pensadores preferidos entre dos tipos:

1) Los que tuvieron la suerte de tener en cuenta este post.

2) Y los que no.

Fuera bromas, lo que voy a comunicar debería ser uno de los pilares de cualquier reflexión filosófica acerca de lo que es buen conocimiento o no.

Advertir al lector que voy a intentar ser sintético y omitiré entrar en detalle lo cual sí podría hacerse en los comentarios de este post. Así pues, no dudéis en participar.

 

¿Qué son los conceptos?

1-Son las unidades elementales para el pensamiento y el conocimiento humano.

2-Son entidades abstractas producidas por el intelecto humano.

3-Son conjuntos de objetos[2]

4-Permiten a los sujetos epistémicos conocer el mundo real y orientarse en él:

“Si hemos de funcionar eficazmente, nuestro sistema cognitivo ha de disponer de algún mecanismo que le permita conferir estabilidad a un entorno desestructurado, diverso y cambiante. Es decir, debemos aprender a identificar y clasificar los objetos y los acontecimientos, así como sus propiedades y las relaciones que se establecen entre unos y otros”[3]

5-No son palabras aunque estén íntimamente ligadas a ellas.

La idea básica de este post será poder concluir que los conceptos no son más que el resultado de un proceso. Así pues, por esta razón, cualquier intento de comprensión de un concepto requerirá una reconstrucción de dicho proceso. Por ejemplo, Foucault era bien consciente de ello y son conocidos sus estudios sobre conceptos como la locura, la sexualidad, el saber o el poder. No obstante, al filósofo francés no se interesó  por el proceso cognitivo de conceptualización y abstracción sino que su propuesta era meramente histórica.


¿Cómo se forman los conceptos?

Independientemente de que conozcamos algo o no, el ser humano se relaciona con el mundo con ayuda de conceptos. Esto, así pues, presupone un mundo:

“Mundo real (“externo”) es todo aquello que no se identifica con el sujeto epistémico, y que está compuesto de diversas clases de objetos. (…) Nos limitamos a observar que por “mundo real” no ha de entenderse necesariamente sólo la totalidad de los objetos físicos ni mucho menos sólo la totalidad de los objetos detectables por nuestros sentidos. (…) Sean cuales sean los objetos reales, si logramos conocerlos y reconocerlos es gracias, entre otras cosas, a los conceptos de que disponemos. Los conceptos nos permiten identificar, diferenciar, comparar, etc. los objetos de los que consta el mundo real”[4]

Para que entendamos qué es un concepto es vital qué comprendamos cómo se forman. En la formación de conceptos, lo que llamaré “proceso de conceptualización”, partimos de la experiencia que tenemos de este mundo. Así, del paso del mundo al concepto hay un proceso.

Supongamos como ejemplo el proceso cognitivo en el que yo llegara a conceptualizar la experiencia de un barco. Para esto supongamos que yo no supiera qué es un barco y que careciera del término lingüístico de “barco”. Sí, podéis imaginarme con taparrabos y una lanza.

1-En primer lugar, recibiría información de este barco a través de los sentidos. Así, yo miraría al mar, la imagen del barco entraría por mi retina y empezaría a ser interpretada por mi cerebro. Esto supondría un primer filtrado, por ejemplo, por las leyes de la Gestalt.

2-En segundo lugar, de esta información percibiría conscientemente sólo una parte. Para el éxito de mi percepción debería tener conocimientos y conceptos previos que me hicieran capaz de captar esa nueva realidad. Por ejemplo, conocimientos como que algunos materiales con propiedades determinadas pueden flotar en el agua. Además, el no tener conocimientos más específicos sobre las partes de un barco me impediría percibir la gran cantidad de diferencias que cualquier marinero sí sería capaz de percibir. [5]

3-En tercer lugar, cuando alguien viera mi rostro de sorpresa (podemos suponer que produciría asombro ver un barco por primera vez) y me preguntara sobre mi visión, yo señalaría el barco ostensivamente con el fin de que me entendiera.

4-En cuarto lugar, proferiríamos algún tipo de sonido que nos sirviera para referirnos al barco. Este sonido podría ser por ejemplo la descripción “casa flotante”.

5-En quinto lugar, cuando viéramos más cantidad de barcos, podríamos acabar generando una etiqueta que definiera el conjunto de “casas flotantes”: el “barco”.

Así pues, hasta aquí, este proceso lo haría con una base sensorial.

Sin embargo, los problemas epistemológicos más graves empiezan en lo que yo llamo “proceso de abstracción” y que se inicia donde acaba el proceso de conceptualización. En este nuevo proceso, en el que ya se pierde la base sensorial (es decir, cuando dejamos de tener experiencia directa con la cosa) podemos entender los límites y las posibilidades de los conceptos:

Supongamos ahora que veo ante mí lo que parece a ciencia cierta una pelota de fútbol (que enseguida perderemos de vista).

1-En primer lugar, podríamos emitir un enunciado observacional del tipo “Eso es una pelota de fútbol”. Aquí vemos que utilizamos ya el lenguaje lo cual implica estar instalado en un sistema conceptual bastísimo. Análogamente al punto 2 del proceso de conceptualización, la calidad de un enunciado observacional supone conocimientos, conceptos, criterios metodológicos fiables, etc. Por ejemplo, para cerciorarme de que es una pelota de cuero de fútbol podría acercármela a la nariz y oler el característico olor a cuero. También debería tener conocimientos sobre el deporte para el cual ese objeto, la pelota, cumple una función.[6]

2-En segundo lugar, dejaríamos de ver la pelota y daríamos un salto de nivel de abstracción. Así, al recordarla, podríamos acabar hablando de una “esfera” en vez de una “pelota” por lo que habríamos eliminado el contenido material de la pelota y ahora sólo sería una forma tridimensional de cierto tamaño.

3-En tercer lugar, podría pensar que una esfera es como hablar de lo “perfecto”. Relación de ideas que hizo por ejemplo Aristóteles al pensar los cuerpos celestes. O también, por asociación personal, podría encontrar similitudes con el “aleph” del relato de Borges.

Vemos cómo podría llegar a  identificar la cosa en sí que sería una pelota de cuero de fútbol con el concepto de perfección o de aleph borgesiano.

4-Así pues, finalmente[7], podría darse el caso, quizás de un modo un poco forzado, que estuviera en una conversación sobre fútbol y yo me refiriese a la pelota de fútbol como la “esfera”, “lo perfecto” o “aleph”.  En el primer caso, posiblemente, me entenderían porque es consabido que a las pelotas de fútbol se les llaman “esféricos”. No obstante, los otros dos casos son acepciones de la definición de pelota de fútbol que solamente yo compartiría por lo que dichas formas de nombrar la pelota de fútbol no cumplirían su función comunicativa.

A continuación, el proceso completo:


 

Algunas consecuencias para la calidad del conocimiento

1-La importancia de conocer el proceso es tal que si alguien ahora me hablara de esferas yo pensaría en una esfera del tamaño de una pelota de fútbol. He aquí la cuestión: en nuestras conversaciones, lecturas, textos, discusiones, etc. aplicamos constantemente conceptos que son producto de procesos muy personales por lo que después hay malentendidos. Además, cuanto más abstracto es el concepto más fácil es la confusión a no ser que se explicite, por ejemplo, en qué enunciados observacionales uno se ha basado.

2-La ciencia puede presumir de tener un protocolo suficientemente estricto para evitar usos de conceptos personales. No obstante, no están exentos de problemas.

3-Los conceptos, cuando implican relaciones complejas de ideas, conforman juicios. Así, por la dinámica de los procesos aquí expuestos, la calidad de un juicio puede medirse por la calidad de su proceso.

4- Igual que al percibir algo necesitamos previamente de ciertos conceptos. La adquisición de ciertos conceptos nos habilitan para percibir nuevas realidades (y que podrán ser conceptualizadas por primera vez). Según el antropólogo Gregory Bateson:

“existe en el Pleroma [en el mundo exterior e independiente del sujeto cognoscente: el nóumeno kantiano] toda una cantidad de regularidades, que no están nombradas y están listas a que se las recoja. Pero las distinciones y diferencias que se usarían en un análisis no están todavía trazadas a falta de los organismos para quienes las diferencias podrían tener sentido”[8]



[1] José A. Díez, C. Ulises Moulines, “Fundamentos de Filosofía de la Ciencia”, Ed. Ariel, Barcelona, 2008.

[2] En contra de José A. Díez no estoy de acuerdo con la idea de considerar a los conjuntos entidades reales puesto que un conjunto de cosas implica un proceso de abstracción y, por tanto, de conceptualización y abstracción. Dichos procesos son explicados en este post y se caracterizan por ser procesos subjetivos que dan como resultado conceptos. Estos procesos implican abstraer propiedades de las cosas y este definir propiedades es lo que permite definir conjuntos. Por otro lado, en el libro de Enrique Fernández-Abascat (ver pie de página siguiente), un conjunto o clase de elementos constituye una categoría y no un concepto. La diferencia entre concepto y categoría es que el concepto no hace referencia de forma tan obvia a clases pues un concepto puede referirse a personas o cosas concretas (conjuntos con un elemento: La tía Inés). El debate está servido…

[3] Enrique Fernández-Abascat, María Dolores Martín Díaz, Javier Domínguez Sánchez, “Procesos Psicológicos”, Ed. Psicología Pirámide, Madrid, 2009.

[4] José A. Díez, C. Ulises Moulines, “Fundamentos de Filosofía de la Ciencia”, Ed. Ariel, Barcelona, 2008.

[5] Precisamente, la cuestión de que la observación depende de la teoría, algo aparentemente antiintuitivo, supone una aguda crítica a las pretensiones de los inductivistas más ingenuos. Para más información preguntar en los comentarios (evito extenderme en el post) o consultar: “¿Qué es esa cosa llamada ciencia?” de Alan F. Chalmers. Ed. Siglo XXI, Madrid, 1990.

[6] Además, a partir de este primer paso, en el momento que nos referimos lingüísticamente a un objeto estamos, en el sentido de Frege, atribuyéndole un sentido. Y el problema aquí es que según esta distinción fregeana entre referencia y sentido, una referencia puede tener varios sentidos lo cual podría subsanarse con la idea de los conceptos racimos en los que un objeto se definiera por el conjunto de posibles sentidos y no sólo por un sentido (por muy esencial que pareciera ser).

[7] En realidad, el proceso de abstracción admite gran cantidad de subidas de nivel. Entre nivel y nivel, la subjetividad puede distorsionar de una forma exagerada, mediante relaciones y cruzamientos de ideas, el producto final (en comparación al fenómeno físico inicial). No obstante, cuando subir y bajar de nivel se hace con criterio y rigor, el resultado son taxonomías que nos ayudan a formar sistemas conceptuales útiles para comprender el mundo.

[8] Gregory y Mary Catherine Bateson, “El temor de los ángeles. Epistemología de lo sagrado”, Ed. Gedisa, Barcelona, 2000.

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. noviembre 18, 2010 4:22 pm

    Interesante post.

    A ver… tenía un largo comentario y internet se me ha ido… vamos a intentar repetirlo.

    Primero decir que son cuestiones que me surgen de una lectura rápida de lo expuesto. Este me recuerda la epistemología kantiana un tanto revisada, pero en resumen es que hay una realidad que nuestro cerebro percibe, conceptualiza y al generalizar el concepto lo categoriza. De aquí surgen algunas dudas:

    1- Aquello que se conceptualiza es lo que nos viene dado del mundo, aunque no es el mundo en si. Pero eso nos permite conocer la realidad des de nuestra perspectiva humana. Si así es, las ideas entran en otro apartado, ya que no son tangibles empíricamente y por lo tanto su realidad queda en entredicho. Pero supongo que la respuesta que se me puede dar es que no son conocimiento.

    2- Si el mundo lo manipula mi cerebro, no hay posibilidad de conocimiento objetivo, ya que se hace una generalización de los conceptos aunque estos no se adecuen a la realidad, puesto que la cosa en si no la puedo llegar a percibir nunca como tal. Entonces la ciencia ha avanzado no tanto por verdades contrastadas sino por un necesario pacto (no es el término clave, pero no me sale).

    (La primera vez que lo he escrito me ha quedado mucho mejor, pero la memoria falla.)

  2. noviembre 18, 2010 4:51 pm

    Buenas conjuntbuit! Sí, este post recoge la esencia de la “Critica de la razón pura”.

    A tus dudas:

    1) Por lo dices, las ideas son exactamente lo mismo que los conceptos.
    2) La idea del post es que hay conceptos que son de mayor calidad y que al estructurarse adecuadamente permiten conocer y percibir el mundo de una forma más cercana a la realidad. Es una cuestión de grados: hay sistemas conceptuales más “reales” que otros y, en ese sentido, más veraces.

    Siento que hayas tenido que volverlo a escribir (ha quedado perfectamente). Te estoy muy agradecido por el comentario. Si la memoria volviera aquí estamos.

  3. Julio de Jesús Bernal Vázquez permalink
    noviembre 24, 2010 8:38 pm

    Estimado amigo: permítame enviarle un cordial saludo y presentarle algunos cuestionamientos con respecto a su publicación “Los conceptos y la calidad del conocimiento”, en esta ocasión nis comentarios se refieren a la sección ¿cómo se form…an los conceptos?
    “Mundo real (“externo”) es todo aquello que no se identifica con el sujeto epistémico…”
    1 ¿El sujeto epistémico puede ser sin contexto, sin un límite entre lo uno y lo otro? Reconocerse lo uno ¿no implica reconocer lo otro? Luego entonces el sujeto epistémico está identificado plenamente con el contexto ¿no?
    “En la formación de conceptos, lo que llamaré “proceso de conceptualización”, partimos de la experiencia que tenemos de este mundo… En primer lugar, recibiría información… a través de los sentidos… En segundo lugar… Para el éxito de mi percepción debería tener conocimientos y conceptos previos que me hicieran capaz de captar esa nueva realidad.”
    2 ¿Un ser humano recién nacido y luego un bebé es ajeno al proceso de conceptualización? ¿Cómo podría situarse en él si para lograrlo… debería tener conocimientos y conceptos previos…”
    3.Si primero recibimos información a través de los sentidos el segundo lugar ¿no sería tener éxito en mi sensibilidad? ¿Cómo brincamos de la sensación a la percepción o son lo mismo?
    4. Si en este punto sensible ya somos capaces de manejar conceptos hasta lograr percibirlos ¿por qué la percepción no forma parte del proceso de abstracción?
    Lo que usted llama “…enunciado observacional…”
    5. ¿no se conoce habitualmente como juicio 8¿o enunciado?) declarativo?
    6. “…un sistema conceptual …” ¿no exige hacer mención al raciocinio, a la razón?
    “Eso es una pelota de fútbol”
    7. Si ya logramos definir, identificar con precisión el objeto (propósito de nuestra actividad cognitiva) ¿por qué considerar que después se sigue su inducción o deducción? ¿Por qué excluir estos procesos ¿no son constitutivos del identificar?
    8. ¿No queda mejor explicado el proceso cognitivo según el criterio de Piaget (con el que tuve ligero contacto a través de la obra del dr. Rodríguez Casas: sesación-percepción-raciocinio-voluntad-trascendencia?
    Mucho le agradezco su atención al presente. Ojalá disponga ud. Del tiempo para aclarar estos planteamientos.
    Atentamente

  4. noviembre 24, 2010 9:11 pm

    Estimado Julio, con mucho gusto intentaré responder a sus cuestiones:
    1- Nosotros jamás existiríamos de no ser por el contexto, el mundo. A nivel epistémico, obviamente, también necesitamos de él. Mi diferenciación entre sujeto epistémico y mundo real quiere reflejar que hay una relación fundamental pero no …una identidad. Dicho de otro modo: una cosa es que yo me defina a partir del mundo; otra que yo sea el mundo.
    2- Podemos suponer sin peligro que un recién nacido, como cualquier animal, posee una base primordial para el aprendizaje. Además, al modo kantiano, la estructura cerebral tendría implícita un software mínimo de conceptos primitivos. Así, paulatinamente, el bebé generaría conceptos cada vez más sofisticados. Si le interesa, podemos debatir algunos estudios. Por ejemplo, en una investigación sobre adquisición del lenguaje se demostró que los infantes de pocos días de vida ya diferenciaban el idioma materno de otras lenguas.
    3- Mmmmm… Es un proceso sutil que quizás no se acaba de ajustar al significado convencional de “sensación” y “percepción”. Probablemente sea fallo mío. Para que nos entendamos: con “sensación” me refiero al input de información por los sentidos (lo cual supone un elemantal procesamiento cognitivo) y con “percepción” al input por mi consciencia (lo cual supone un complejo procesamiento cognitivo). No sé si contesto a su pregunta.
    4- Si en este punto sensible ya somos capaces de manejar conceptos hasta lograr percibirlos ¿por qué la percepción no forma parte del proceso de abstracción?
    No estoy seguro de entender la aseveración que precede a la pregunta. Un concepto no se percibe. Lo que se percibe es aquello para lo cual el concepto nos habilita.
    En cuanto a su pregunta. Yo diría que sí forma parte porque cuando yo produzco el concepto personal de “esférico” (a partir del recuerdo de una pelota de futbol) lo haré desde mi percepción de lo esférico (que es la que me permite identificar de una forma especial la pelota de fútbol con la esfera.
    5- No lo sé. Un enunciado observacional es decir algo que percibimos por los sentidos.
    6- Generalmente, sí. Creo que parece obvio que estén íntimamente relacionados porque como decía en el post: los conceptos “son las unidades elementales para el pensamiento y el conocimiento humano”
    No obstante, podríamos hilar mucho más fino: como le decía en la pregunta 2, cabe la posibilidad de que estemos equipados con conceptos primitivos. Por definición, estos conceptos no serían productos del proceso de conceptualización y abstracción, sin embargo, cumplirían la función de los conceptos: relacionarnos con el mundo (punto 4 del apartado “¿Qué son los conceptos?).
    7- Si ya logramos definir, identificar con precisión el objeto (propósito de nuestra actividad cognitiva) ¿por qué considerar que después se sigue su inducción o deducción? ¿Por qué excluir estos procesos ¿no son constitutivos del identificar?
    El propósito de la actividad cognitiva no acabaría en la definición de un concepto. El conocimiento implica hacer predicciones, lo cual implica la deducción. De hecho, el trasfondo de la gran mayoría de procesos es que están orientados al éxito de mis futuras acciones. Es decir, si he definido el concepto de pelota lo haré con el fin último de indentificar futuras pelotas y saberme adaptar a ellas con éxito.
    8- Piaget se centra en el desarrollo cognitivo. No obstante, creo que podrían relacionarse ambos modelos porque mis fuentes beben del modelo piagetano.

  5. Julio de Jesús Bernal Vázquez permalink
    noviembre 25, 2010 12:30 am

    Estimado sr.: Mucho le agradezco la enorme paciencia que ha tenido para con mis burdos comentarios y el diligente trato con que punto por punto los ha contestado. Como el tema se me va complicando ¿está Ud. de acuerdo en seguir dialogando punto por punto, según el tiempo nos lo permita? Reiterándole mi agradecimiento, quedo de Ud.

    Del punto 1 (a partir de su respuesta)
    “Nosotros jamás existiríamos de no ser por el contexto… hay una relación fundamental pero no identidad.”
    1.Intuyo que sobre identidad cada escuela filosófica tiene su opinión; si recurrimos a la rae tenemos que: “identidad. (Del b …. lat. identĭtas, -ātis). 1. f. Cualidad de idéntico. 2. f. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás. 3. f. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás. 4. f. Hecho de ser alguien o algo el mismo que se supone o se busca. 5. f. Mat. Igualdad algebraica que se verifica siempre, cualquiera que sea el valor de sus variables. Luego entonces,
    1.1. de la acepción 2 ¿identidad es diferente a conjunto de relaciones fundamentales?
    1.2. De la acepción 3: ¿Identidad supone la relación ser-no ser, ambas categorías integrando alguna unidad superior?
    1.3. De la acepción 4: “Hecho… que… supone… o… busca” Luego entonces ¿identidad supondría el binomio anteriormente señalado, incluso con preferencia a la descripción del contexto?
    2. Más aún, si la rae define “epistemología. (Del gr. ἐπιστήμη, conocimiento, y -logía). 1. f. Doctrina de los fundamentos y métodos del conocimiento científico. ¿Este ámbito reclama la identidad sujeto-contexto asumiéndola como una sola cosa que por su análisis recurre a un dialéctica explicativa?
    3. “… una cosa es que yo me defina a partir del mundo; otra que yo sea el mundo.” ¿El yo es un “desdoblamiento” del mundo pero el mundo no es un “desdoblamiento” del yo? ¿Qué opinaría el primer Wittgenstein de esto? ¿Y Ud.?
    Espero de todo corazón no abrumarlo para poder continuar este diálogo. ¿está Ud. de acuerdo; continuamos con el segundo punto?

  6. Julio de Jesús Bernal Vázquez permalink
    noviembre 25, 2010 1:08 am

    Del punto 2
    A. Antecedentes.
    A.1 Usted
    “1-En primer lugar, recibiría información de este barco a través de los sentidos. Así, yo miraría al mar, la imagen del barco entraría por mi retina y empezaría a ser interpretada por mi cerebro. Esto supondría un primer filtrado, por ejemplo, por las leyes de la Gestalt.”

    “2-En segundo lugar, de esta información percibiría conscientemente sólo una parte. Para el éxito de mi percepción debería tener conocimientos y conceptos previos que me hicieran capaz de captar esa nueva realidad. Por ejemplo, conocimientos como que algunos materiales con propiedades determinadas pueden flotar en el agua. Además, el no tener conocimientos más específicos sobre las partes de un barco me impediría percibir la gran cantidad de diferencias que cualquier marinero sí sería capaz de percibir. [5]”

    A.2 Yo
    ¿Un ser humano recién nacido y luego un bebé es ajeno al proceso de conceptualización? ¿Cómo podría situarse en él si para lograrlo… debería tener conocimientos y conceptos previos…”

    A.3 Ud.
    2- Podemos suponer sin peligro que un recién nacido, como cualquier animal, posee una base primordial para el aprendizaje. Además, al modo kantiano, la estructura cerebral tendría implícita un software mínimo de conceptos primitivos. Así, paulatinamente, el bebé generaría conceptos cada vez más sofisticados. Si le interesa, podemos debatir algunos estudios. Por ejemplo, en una investigación sobre adquisición del lenguaje se demostró que los infantes de pocos días de vida ya diferenciaban el idioma materno de otras lenguas.

    B. Comentario
    B.1 Yo
    1. “Podemos suponer… una base primordial para el aprendizaje… la estructura cerebral tendría implícita un software mínimo de conceptos primitivos… paulatinamente generaría conceptos cada vez más sofisticados.”
    1.1 ¿El proceso cognitivo es meramente desarrollo conceptual?
    1.2 ¿Este software mínimo incluye conocimiento y conceptos? (Requisitos del proceso cognitivo según su planteamiento) ¿El bebé nace también con una teoría de la realidad (conocimiento)?

  7. noviembre 26, 2010 1:16 pm

    Mucho le agradezco su interés y sus preguntas. A continuación paso a responderle hasta donde tenga tiempo:

    1. Es una cuestión controvertida. Pienso que podemos aclararnos si tomamos algunos elementos de la teoría aristotélica sobre la conceptualización. Según la problemática que tenemos entre manos nos estamos aventurando a decir “qué es x” lo cual define al relación de identidad (x=y).

    Si tenemos x y queremos hallar su identidad deberemos buscar algo equivalente. Aristóteles, para definir, por ejemplo, al hombre decía que era un animal racional. No obstante la cosa era más complicada:

    (ver imagen del árbol lógico de Porfirio)

    Así, sintetizando la postura aristotélica, a la hora de definir qué es el hombre recurriremos a un término común (el género) y un término distintivo de la esencia del hombre (la diferencia). Con ello obtenemos qué es el hombre.

    Bajo esta perspectiva su intervención cobra vida propia:
    -Por un lado tenemos el género y que abarca el mundo externo, lo que ud. llamaba, si entendí bien, el contexto.
    -Por otro lado tenemos la diferencia y que abarca la dimensión concreta del ente que tenemos entre manos, en este caso, lo que diferencia al homo sapiens sapiens de, por ejemplo, un homo neandertal o un chimpancé.

    Una matización: en el género he dicho que se abarca el mundo externo pues el ser humano es un ser vivo, está compuesta de materia, es fruto de un proceso evolutivo de millones de años, etc. Por lo tanto, para identificar al homo sapiens sapiens también consideraríamos que es un animal, un cordado, un vertebrado, un mamífero, etc.

    Ahora bien, y es aquí donde quería llegar, la relación de identidad, aunque implica poner en juego tantos elementos como hay en el mundo, hay que pensarla como una relación entre estructura de elementos. Aunque podríamos llegar a admitir que siempre están el mismo número de elementos, otra cosa sería admitir que están relacionados entre sí de la misma forma. Así pues, la idea de jerarquía de niveles, de forma taxonómica, es la que me permite decir que x e y son idénticos. Por ejemplo, el árbol lógico de Porfirio (el de arriba) que define al hombre no será el mismo que el del perro (y que sería muy similar al del humano con la diferencia de que no sería racional).

    Bajo esta perspectiva, a sus preguntas:

    1.1. Sï, porque la identidad contiene el contexto (el género) y no sólo lo fundamental (lo esencial, lo diferencial). Esto en el caso de entender como relación fundamental lo esencial. también podría entenderse como fundamental lo genérico. Mi propuesta, quizás, sería pensar que todas son relaciones fundamentales y que lo interesante es analizar cómo son estas relaciones (cómo están construidas)
    1.2. Sí, aquí entra en juego la jerarquía de niveles con lo que según que definamos habrán elementos dispuestos en un orden u otro, con una relevancia u otra.
    1.3. No entiendo la identidad así.

    Espero que esta tarde tenga tiempo para seguir respondiendo sus preguntas. Reciba un cordial saludo.

  8. noviembre 26, 2010 8:00 pm

    Finalmente he encontrado un hueco. Siguiendo con nuestro diálogo:

    2. Sí, creo que coincidimos. El ámbito de la epistemología lo entiendo como un diálogo o un punto de encuentro entre sujeto y contexto. Para ser más precisos, lo entiendo como un punto de encuentro entre el Pleroma y la Creatura. Según Gregory Bateson (Gregory y Mary Catherine Bateson, “El temor de los ángeles. Epistemología de lo sagrado”, Ed. Gedisa, Barcelona, 2000.):

    -Pleroma: Procesos físicos. Mundo real/exterior. Noúmeno (Kant). Territorio (Korzybski). “La esfera crudamente física gobernada sólo por fuerzas y choques”.

    -Creatura:. Procesos mentales. Mundo desde el sujeto epistémico.Fenómeno (Kant). Mapas (Korzybski: “El mapa no es el territorio”). “La esfera gobernada por distinciones y diferencias” “En realidad, cuando hay información o comparación hay para mí un proceso mental”

    “La caracterización de un espíritu o una mente fue uno de los empeños centrales de Mind and Nature, (…). La definición ancla la noción de una mente firmemente en la disposición de partes materiales:
    1. Una mente es un conjunto de partes o componentes que están en interacción.
    2. La interacción entre partes de la mente es desencadenada por la diferencia.
    3. El proceso mental requiere energía colaretal
    4. El proceso mental requiere cadenas circulares (o más complejas) de determinación.
    5. En el proceso mental, los efectos de las diferencias han de considerarse como transformas (es decir, versiones codificadas) de sucesos que los precedieron.
    6. La descripción y clasificación de estos procesos de transformación revelan una jerarquía de tipos lógicos inmanentes a los fenómenos.”

    “(…) la definición se aplica a una gama mucho más amplia de esos fenómenos llamados “sistemas”, incluso sistemas qe consisten en múltiples organismos o sistemas en los cuales algunas de sus partes son vivas y otras no lo son, o hasta sistemas en los que no hay ninguna parte viva. Lo que describimos aquí es algo que puede recibir información y que puede (por obra de la autorregulación o de la autocorrección que son posibles en virtud de series circulares de causación) mantener la verdad de ciertas proposiciones sobre sí mismo.”

    Así pues, Bateson entiende la epistemología de la siguiente forma:

    “(…) definiré la epistemología como la ciencia que estudia el proceso del conocer: la interacción de la capacidad de responder a las diferencias, por un lado, con el mundo material en que de algún modo se originan esas diferencias, por otro lado. Debemos considerar pues una superficie o línea de encuentro entre el Pleroma y la Creatura.”

    “Existe una definición convencional de epistemología, la cual sencillamente dice que epistemología es el estudio filosófico de cómo es posible el conocimiento. Yo prefiero mi definición –la de saber cómo se realiza el conocer- porque sitúa la Creatura dentro de la esfera total, más amplia y presumiblemente inanimada del Pleroma y porque mi definición identifica lisa y llanamente la epistemología como el estudio de los fenómenos que se dan en la línea de encuentro y como una relama de la historia natural.”

    3. No sé qué pensaría el primer Wittgenstein. Tampoco sé qué pensaría yo… No sé si el yo es el desdoblamiento del mundo. Haciendo un esfuerzo de abstracción le diría que sí pues podríamos decir que el ser humano es un ente natural que ha tomado consciencia de sí mismo y esto puede suponer, al modo hegeliano, un desdoblamiento. Sobre la concepción hegeliana escribí en http://wp.me/pEJiu-bQ.

    Siento extenderme. Le agradezco su paciencia.

    Falta por responder el punto 2 que se divide en el punto 1.1. y el punto 1.2.:

    1.1. No, hay gran cantidad de procesos cognitivos que no son desarrollos conceptuales..
    1.2. Son dos preguntas:
    1.2.1. Decir que este software primitivo incluye conceptos sería contradictorio con lo que yo he definido en mi post. Así pues, mejor lo pensaría, por ejemplo, de dos formas:
    – Tal como Chomsky y Lasnik (1993) entendieron los principios y parámetros (lo principios constituirían un repertorio innato propia de la gramática universal también innata; los parámetros constituirían los mecanismos de selección interna necesarios para que el niño desarrolle una lengua en particular)
    – Al modo kantiano: a partir de las categorías del entendimiento (y de la intuición).
    1.2.2. Depende de cómo definamos conocimiento. Podríamos decir que el bebé dispone de una impronta genética que le confiere un instinto que le hará parecer que “sabe” lo que hace. Yo preferiría diferenciar varias dimensiones del conocimiento. Para empezar: 1) aquel saber que implica los procesos de conceptualización y abstracción; 2) el saber que no lo implica (el de los infantes u otros como quizás el intuitivo)

    Julio, espero no haberle abrumado.
    Reciba un cordial saludo

Trackbacks

  1. El conocimiento científico « Rupcultura
  2. Vivir en sociedad y trabajar en grupo: un contratiempo para la creatividad intelectual « Rupcultura
  3. Reflexionando sobre el surgimiento de la complejidad de la naturaleza humana « Rupcultura
  4. Lenguaje metafórico y control de instintos | Transformando el infierno, reconceptualizando la experiencia
  5. ¿Cómo llegar a ser un científico revolucionario? « Rupcultura
  6. Algunas claves para llegar a ser un científico revolucionario | Transformando el infierno, reconceptualizando la experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: