Skip to content

La Red Social

octubre 22, 2010

Al margen del popular reclamo que supone hablar de Facebook, o el desprecio que puede suponer para un ávido consumidor de cine, que rehúya de las cintas que tenemos a bien denominar “comerciales”, en La Red Social, se esconde una gran película. Una vez desprendidos de sórdidos antifaces que puedan negar nuestro juicio, os propongo ver esta pequeña joya del cine contemporáneo. Y sí, puede que mi afirmación sea precipitada, pues yo mismo me encuentro sorprendido esgrimiéndola.

 

David Fincher

 

Para hablar del metraje, se hace indispensable mencionar a su director, David Fincher. Teniendonos acostumbrados a cintas de gran factura técnica, (Seven, El club de la lucha, Zodiac,) y pese a surgir del efectista mundo del videoclip moderno, en cada producción ha ido desnudando de artificios, hasta iluminar  con la esencia primaria del cine, su obra (salvando en mi opinión, El curioso caso de Benjamin Buton). Quizás, esta sea su mejor película, pues consigue aproximarse a los grandes. En palabras de humanistas del renacimiento, es un enano subido a hombros de gigantes, tales como Welles (ciudadano Kane), Kurosawa (Rashomon), o al mejor Lumet en Doce hombres sin piedad. Esta película es un ejercicio renacentista, mediante la “imitatio”, aprende las virtudes narrativas de estos films y los integra con maestria (“renovatio”). Al margen de estos elogios barrocos, The Social Network nos relata el surgimiento del billonario más joven de la humanidad, no siendo esta una temática nueva, ya antes vista en la deficiente Hackers, piratas informáticos, pero si es novedoso su enfoque aplicado a este escenario de fortunas digitales.

 

Jesse Eisenberg

El secreto del éxito reside en dos factores, por un lado la interpretación de Jesse Eisenberg en el papel protagonista de Mark Zuckerberg., quien ha destacado últimamente en los films Aventureland y Zombieland. Pese al bagaje fílmico de  adolescente en parque temático, Eisenberg sale de su crisálida mostrándonos una interpretación excepcional con matices de una madurez inusitada. El peso del guión recae sobre sus hombros, y sin despeinarse se destaca ante el espectador nublando al resto de intérpretes, como es el caso de Justin Timberlake.

El segundo factor es el más definitorio del conjunto y el que le da grandeza a la obra; su poderosa narrativa. Su forma discursiva se la debemos en gran parte al duplo David Fincher-Aaron Sorkin, (guionista). El film adapta la novela de Ben Mezrich “The Accidental Billionaires”, dándole una increíble capacidad para desarrollar toda la complejidad del gigante informático. Puede que mis comparaciones anteriores con Rashomon o Ciudadano Kane pasen por exageradas, pero la estructura de esta cinta emula y logra atraer nuestra atención tan brillantemente como estas, con el logro de actualizarlas a este nuestro siglo.

Sin deshacerme en más halagos recomiendo su visionado, y lo he de hacer en el lenguaje de este virus social que llamamos Facebook, primero miro a la gradería con mirada esquiva, levanto mi puño, y con gran expectación alzo mi dedo pulgar al cielo.

Me gusta.

 

 

 

 

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. octubre 23, 2010 1:39 pm

    Ya hace un tiempo que la quiero ver. Al principio era bastante reacio a verla, no veo como se puede sacar una película del fenómeno facebook. Pero conociendo director y actor, es otra cosa. He leído opiniones de todo tipo, así que no diré nada hasta que no la haya visto. Mientras, buena crítica!!

  2. octubre 25, 2010 5:56 pm

    Me han entrado muchas ganas de ver la película! En breve os comento qué tal!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: