Skip to content

Campaña “estosololoarreglamosentretodos.org”

marzo 22, 2010

Campaña “estosololoarreglamosentretodos.org”

Este escrito pretende denunciar el trato que recibimos como conciudadanos de una sociedad déspota y cruel. Digo una sociedad haciendo alusión a que es una única sociedad teóricamente cosmopolita la que impera por todo el mundo, y ésta se basa en un principio básico, la economía capitalista.

¿Cómo es y de qué trata esta campaña?

  • Consiste en una campaña de estilo viral; es decir, de rápida propagación, de composición sencilla y aparentemente inocente. Pero como los virus esconde una vertiente oscura y sospechosa.
  • No tiene ningún logo ni marca visible, seguramente para hacer ver una neutralidad en el mensaje. La presencia de personas famosas y anónimas se entremezcla para darle un tono más cercano. Pero realmente no se dice explícitamente quien está detrás de dicha plataforma.
  • Se usa una página de Internet con dominio .org, en vez de .com; ya que las segundas son para empresas (mayoritariamente) y las primeras no están tan vinculadas al ánimo de lucro. Otro dato que hace creer que no tiene relación directa con entidades del panorama económico.
  • La campaña hace hincapié en que el problema de la crisis económica es de tipo psicológico o mental. Que se trata de una falta de confianza. Y con esta misma bandera surge la fundación confianza (http://fundacionconfianza.es/), que si visitamos su web vemos que las cosas no son lo que parecen a primera vista. Ya que podemos encontrar a aquellos que no tienen nada de benefactores reconocidos sino más bien de exponentes claros del mundo capitalista que ahora se llenan la boca de palabras o expresiones como: responsabilidad social, ser positivos, el esfuerzo de todos, confianza, etc…
  • Se fomentan las ideas productoras de riquezas, particulares a primera vista, pero claramente con reminiscencias a un beneficio global. A fin de cuentas, que los adinerados –interesados- no pueden seguir creciendo si nosotros no somos el vehículo que les lleve a ello.

(…)

¿Quién está detrás de esta campaña?

La campaña “estosololoarreglamosentretodos.org“, la cuál sin que casi nadie lo sepa, está respaldada por la mayor parte de las empresas privadas que conforman el Ibex35, y por tanto, las empresas que dominan la economía (y política, aunque no se diga) española. Esta campaña está pagada (alrededor de 4 millones de euros en ayudas desde 100.000 € a un millón de €) por la Cámara de Comercio, la patronal de les grandes empresas constructoras (Seopan), Telefónica, el BBVA, Iberia, Repsol, Endesa, Mapfre, Caja Madrid, y muchas más grandes empresas y bancos.

Los creadores de la idea: Jaime de Andrés, responsable de publicidad corporativa de Telefónica, Javier Gómez Navarro (ex ministro de comercio y actual presidente del Consejo Superior de Cámaras), el economista Guillermo de la Dehesa y los prestigiosos e influyentes gabinetes de abogados de: Antonio Garrigues Walker y Miquel Roca.

Es curioso que quienes nos han metido en la crisis (estas empresas, entre otras) sean ahora las que quieran que les saquemos “nosotros” -ciudadanos de a pie- las castañas del fuego.

(…)

La Contra-publicidad

La respuesta a esta campaña no se ha hecho esperar, y por todos lados aparecen las críticas y las páginas de réplica.

Por ejemplo:

(…)

Conclusiones


En esta campaña, se habla de confianza. Se dice textualmente (como dice en el anuncio televisivo el reconocido escritor Juan José Millás), que como sucede con el tiempo, la sensación de crisis es mayor que la crisis en sí. Que tengan narices de decirle esto a los millones de parados que hay, o a las familias que las pasan canutas para tener luz, comida o agua corriente. Que le digan esto a las personas que van a un banco a pedir una hipoteca, o a familias que no puedan entrar en la rueda del consumo como sucede en el segundo y tercer mundo, a los cuáles les roban los del primer mundo aquello valioso que tengan.

Que no vengan con memeces, ya que los números (que tanto les gustan a los economistas) hablan por sí solos. La economía a pasos agigantados, cada día más, empobrece una población mundial que depende de unos pocos para sobrevivir. Y las riquezas y demás bienes materiales que acumulan esos pocos han sido las que cada uno de nosotros les hemos dado. En otras palabras, los ricos no serían ricos sin pobres que trabajen para ellos y así los enriquezcan más.

Recordemos, lo primero que da confianza es la claridad, y esta campaña puede aparentar ser de lo más inocente y benevolente, pero que sucede si te das cuenta de que te han vuelto a esconder una parte de la realidad. Y precisamente, aquella que más mal huele. Una campaña anticrisis promovida por los bancos, aquellos que nos han metido en la misma. Por lo mismo, denuncio que de claridad nada; por tanto, de mi confianza, nada.

Eso sí, el pesimismo agrava la enfermedad, y las buenas intenciones de las caras que han participado en la campaña no deben ser el foco de las críticas, sino aquellos que pretenden sacar tajada desde la oscuridad a costa de esos rostros y de los otros anónimos, que son los de todos.

No les demos entonces nada hasta que verdaderamente se ganen esa citada confianza, y no sólo con palabras bonitas sino con hechos tangibles.

Parece que cada día debemos tener más pinta de tontos… Y algo de razón tienen en esto, porque nos las cuelan siempre por mucho que creamos que no es así, y esto es un ejemplo más por sutil o inocente que sea.

La humanidad no es materialista, por mucho que se esfuercen en hacernos creer que así la conseguiremos, comprando y gastando como sumisas ovejas que siguen a un pastor camino al matadero.

La humanidad, como el amor, “no tienen precio” (como dice la coletilla del conocido anuncio ‘precisamente’ de mastercard). Pero parece que sí para una parte de la sociedad, y el día que  esto lo crea todo el mundo, perderemos una de las pocas cosas que nos quedan como seres humanos, acabaremos de perder la espontaneidad, el libre albedrío que poco a poco ya nos quitan.

Luchemos para que estas naturalezas sigan siendo intangibles, sigan sin poder ser apresadas entre barrotes o fronteras que las limiten y predefinan.

¿Qué sucede si te la vuelven a dar con queso?

¡Pues que ya no me callo, cojones!

Parafraseando un dicho tradicional:

“De buenas intenciones el infierno está lleno. De buenas obras, el cielo se quedó vacío.”

* Esta entrada reducida forma parte del artículo completo colgado en: http://articulosletrasamontonadas.wordpress.com/.


Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. marzo 24, 2010 6:15 pm

    Muy interessante Ramón.
    Pienso que ya solo nos quejamos cuando nos joden nuestra individualidad, mientras a mi no me pase nada, mientras pueda tomar café y embriagarme cada fin de semana… ¿para qué preocuparme por lo que pasa en la sociedad?

    Estamos en la apatía general, nos dicen tontos cada vez que sale este anuncio por la television, lo sabemos, pero somo completamente incapaces de actuar entre todos. Y es un fenomeno que entra cada vez en el interior de nuestra sociedad. Es muy facil decirlo por internet, hacer cara de ‘¡ai va! ¡que cab..!’ mientras lo lees, pero al salir a la calle… ¿como actuas?¿qué puedes hacer para despertar a la gente?

    Esto me llena de pesimismo, aunque quiera transformarlo en creatividad activa y en dinamismo.

    • marzo 24, 2010 10:41 pm

      Interesante, aunque preocupante, la verdad… Vivimos en un sistema con fecha de caducidad, pero esta fecha está a nuestras espaldas, y ya que sólo nos vemos nuestro propio ombligo, no la vemos.

      La solución pasa por su muerte -la del sistema, claro…-, porque parece que mientras siga existiendo ya se ocupan de que nadie idee algo distinto. Mientras las riquezas las sigan poseyendo los mismos de siempre, y sean cuatro gatos, el mundo no podrá ir a mejor. Somos muchos, y pocos los que mueven los hilos, como titiriteros expertos en manejar un gran número de marionetas al unísono.

      Cómo actuar, me preguntas… Cosa que cada mañana y en cada gesto me viene a la cabeza. Quiero pensar que cada una de las acciones que realizo al cabo de un día suman junto a las de los demás en el devenir de un conjunto de personas, en este caso, al que pertenecemos. Y creo, y quiero seguir creyendo, que esto sirve de algo; qué valorar mis acciones y medirlas acorde a lo que creo como justo o injusto, como separar lo bueno de lo cómodo, pueden acercarme a vivir una realidad que la sienta mejor.

      A seguir pensando nos queda -que para eso nos instruimos-, y para que de nuestras desordenadas mentes emerja el orden o caos que intuyamos como idílico…

      Salut!
      Ramón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: