Skip to content

Relato sin final

noviembre 17, 2009

Carlos recorría la ciudad con una sola idea en la cabeza, conseguir por fin capturar una imagen cuyo impacto le diera el premio que siempre havia deseado. Sus ojos observaban ávidamente cada rincón, con una mirada curiosa y crítica buscaba sin cesar alguna situación original. Quería obtener la fotografía perfecta.

Árboles secos y tristes que añoraban las montañas donde habían crecido, gente rica evitando la mirada a los pobres que pedían limosna, avenidas llenas de coches con el Mediterraneo de fondo, gente corriendo bajo la lluvía… Pero todo le parecían imagenes demasiado normales en su ciudad.

Un buen día, paseando por el Raval…

Ahora toca acabar el relato entre todos, ¡a ver que puede pasar!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Xavier permalink
    noviembre 17, 2009 8:13 pm

    Un buen dia paseando por el Raval se encontró con una situación que nunca habia visto. Eso era lo que creía que buscava, era su momento, el de sacar la cámara y cristalizar la imagen en los 20G de memoria de su máquina…

  2. noviembre 17, 2009 9:46 pm

    De pronto! HORROR!! se había olvidado del funcionamiento de la cámara. Y no sólo eso, se había olvidado de lo que era una cámara! Lo que tenía entre los dedos ya no tenía ningún sentido para él. Se encontraba perdido por el Raval, con una cosa entre sus manos, intentando recordar qué era, hasta que se olvidó de recordar.
    Las cosas se habían vuelto distintas, ya no…. (lo dejo aquí, quien se atreva que lo siga)

  3. noviembre 18, 2009 11:00 am

    Su caso era bien curioso: había perdido la capacidad de pensar o hablar coherentemente sobre ninguna cosa.

    Lo múltiple, la visión poética, se habían apoderado de él. Un rastrillo ya no era un rastrillo, sino un ser que dominaba a su antojo el jardín en el que permanecía. Así le sucedía al mirar cualquier cosa, como si una transformación hubiese elevado su alrededor. Como si todo hubiese dejado de ser lo que creía que era…

    Se sientía abrumado no por el silencio o la insignificancia de la realidad, y de su cámara, sino por la multiplicidad simultánea de sus voces, por la intensa y enervante epifanía que le asalta por doquier. El fluir de la vida lo invade y penetra hasta el punto de hacerle fundirse totalmente en los objetos, en una revelación del Todo que destruye la unidad de su persona en una sobresaltada mudanza de emociones. Descubre, con una sensación vertiginosa, la identidad universal, el valor absoluto y con él la equivalencia de todas las cosas: en <toda existencia> -en la belleza y en la locura, en los gestos de bondad y en los delitos, en la cultura y en la animalidad bruta- siente <una gran humanidad>, siente <naturaleza> e intuye que cada experiencia vale por cualquiera otra y que cada una afecta con similar intensidad. Ninguna apariencia es falaz, todo es <metáfora> y <cada criatura es la llave de la otra>.

    (Adaptación de un comentario de Claudio Magris sobre la obra de H. V. Hofmannsthal, “Carta a Lord Chandos”, que aparece en su artículo “La Herrumbre de los signos”.)

    ¿Quién sigue…?

  4. noviembre 18, 2009 12:37 pm

    … entonces, cuando Carlos parecía felizmente condenado a estar en armoniosa unión con el todo, Dios bajó del cielo y le regañó:

    -¿Quieres hacer el favor de ponerte bien el cuerpo calloso que no veas qué pintas llevas? Bueno, vale, deja deja, ya te lo pongo yo -y así lo hizo.

    Antes de marcharse, Dios pegó a Carlos una sonora colleja y éste recuperó súbitamente sus facultades cognoscitivas. Con la misma inmediatez, Carlos cogió la cámara y enfocó a Dios que todavía se marchaba, fotografiando así su divino pompis. Por suerte, Dios era una mujer, por lo que todas las revistas pornográficas y la Iglesia iban a matarse por tan preciada foto…

  5. deambulant permalink
    noviembre 18, 2009 4:14 pm

    Alegria incontenida, gritos histéricos resonaban por todo el Raval cuándo Carlos, corriendo como un energúmeno, vociferaba de modo incomprensible y sacaba a bailar alocadamente a las estátuas que tranquilas posaban en las ramblas… – ¡¡¡ ahora sí por fin…ahora sí me esperan el lujo y la opulencia a la vuelta de la esquina…!!!! con esta excluisiva en mano… ¿quién será capaz de cerrarme más puertas?

  6. noviembre 18, 2009 5:01 pm

    Un solo y pérfido personaje es capaz de eso y mucho más. Un personaje que muchos consideran oscuro, pero que en esos momentos trabaja a las órdenes, no tanto del destino, sino de aquélla a quien Carlos había fotografiado.

    Con sus imperiosas garras, fue atacado, borrándole la sonrisa de golpe y todas esas esperanzas de conseguir su sueño. La cámara rodaba por el suelo, hasta llegar a las manos de un inocente niño.

    Éste al ver la foto del pompis sonrió y…

    • noviembre 18, 2009 11:02 pm

      … y le dijo a Carlos, como si de un momento de luz se tratase…

      – Es un culo, tampoco hay para tanto. Todos y cada uno de nosotros tenemos uno. Esto Sr. está en todos nosotros. – Asintió el niño con su cara inocente.

      Carlos admirado por ese reflejo de claridad parpadeó pensando que el niño no estaría al abrir los ojos. No podía haber recibido tal mensaje de la boca de un pequeño niño. Pero allí seguía con una sonrisa dulce y entrañable. Cogió su cámara y cuando le quiso dedicar un simple gracias, éste ya no estaba.

      Se marchó a casa traspuesto y pensativo en lu sucedido.

      Al día siguiente, cuando presentó el hallazgo, esa gran exclusiva. Los medios vieron una foto donde aparecía un primer plano de un culo, pero con algo escrito en las nalgas:

      “Este es el culo de Carlos, pero bien podría ser el de Cristo, Buda, o Alá. La única diferencia es que me lo depilé para poder escribir esto.”

      (…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: